Lavarse los dientes y otras acciones cotidianas que dañan nuestra espalda sin darnos cuenta

¿Sabes cómo alcanzar un objeto que está alto, levantar un peso del suelo o lavarte los dientes sin hacer daño a tu espalda? ¡Te lo contamos!

video

Acciones cotidianas que dañan nuestra espalda

Pulsa para reproducir el video

 

CADENA 100

Locutora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Hoy hemos decidido dar una clase de higiene postural. ¿Te preguntas qué es? conjunto de medidas que podemos aprender para realizar actividades de la vida diaria de manera correcta y así prevenir alteraciones de la columna vertebral y posibles problemas de espalda. También son pautas para reeducar hábitos incorrectos ya automatizados en las personas. Hoy te hablamos de tres cosas que haces de manera habitual ¿crees que las haces bien?

Acciones cotidianas que dañan nuestra espalda

Alcanzar un objeto que está alto

Para alcanzar un objeto que está por encima de nuestra cabeza al que no llegamos debemos evitar ponernos de puntillas con la espalda muy estirada. Todas esas posiciones forzadas pueden dañar nuestra columna. Lo ideal es coger un taburete o una escalera y subirnos de manera que no elevemos excesivamente los brazos y nuestra espalda no se hiperextienda.

Evitaremos problemas de atrapamiento del tendón del músculo supraespinoso (es un músculo que se encuentra en la región posterosuperior del hombro, en la fosa supraespinosa de la escápula; de forma triangular) por estrés mecánico.

Agacharnos para coger un objeto pesado del suelo

Una persona nunca debe coger más peso del que su condición física le permita. Es de sentido común, pero a veces lo olvidamos y hacemos un esfuerzo que puede traer malas consecuencias en cualquiera de los sectores en los que se divide la columna, empezando por el área del cuello, donde se encuentran las cervicales, hasta en la zona más baja, donde un mal movimiento puede desencadenar una lumbalgia.

Es frecuente cometer el error de flexionar el tronco hacia adelante. Es algo instintivo, pero debe evitarse. La forma correcta de cogerlo y elevarlo implica flexionar las rodillas, es decir, agacharnos, pero procurando mantener la espalda recta y los pies separados a la altura de los hombros. Con las dos manos y mientras te levantas, mantenlo próximo (pegado) a tu cuerpo. Muy importante, si ves que el peso es demasiado para ti, lo mejor es pedir ayuda.

Lavarnos los dientes

Normalmente lo que hacemos es agacharnos y cepillarnos encima del lavabo. Además, a la hora de enjuagarnos bebemos directamente del grifo, ¿verdad? Pues esta postura puede causar daños en la parte baja de la espalda (aunque no te o creas estamos comprimiendo los discos de la espalda), cuello y hombros. La solución es muy sencilla, durante el cepillado pones un taburete pequeño y levantas un pie, esto te obliga a mantener la espalda recta y en cuanto al enjuague, simplemente llenas un vaso de agua y te lo llevas a la boca. Como me decía mi tía: “se lleva el vaso a la boca, no la boca al vaso”.

Seguro que te has sorprendido porque hacías todas estas tareas habituales de manera incorrecta, bueno debes de saber que el 90% de la población también. Pero como esto no consuela, la buena noticia es que ahora ya sabes hacerlo correctamente. Te recomiendo que te pongas alguna de las canciones de CADENA 100, como esta que está sonando y te conciencies de lo importante que es una buena higiene postural para evitar lesiones de espalda.

Ya sabes que nuestro objetivo es ¡que te sientas cien!

También te puede interesar...

¿Dolor de hombro? No, gracias

¡Stop a los incómodos esguinces!

Tres consejos prácticos para conseguir unos brazos musculados y definidos sin lesiones

Relacionados

CADENA 100