Los beneficios de practicar yoga facial

Tonificar los músculos de la cara es una técnica que ya practican famosas como la duquesa de Sussex o la actriz Gwyneth Paltrow
GroupCreated with Sketch.

  la duquesa de Sussex o la actriz Gwyneth Paltrow lo practican

GroupCreated with Sketch.

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Un reciente estudio de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos, asegura que realizar ejercicios faciales de forma constante ayuda a tonificar los músculos de la cara, es decir favorece  un aspecto más firme y  lozano, con menos líneas de expresión. Una técnica que ya practican famosas como la duquesa de Sussex, Meghan Markle o la actriz Gwyneth Paltrow.

"Debajo de una arruga facial hay un músculo contracturado"

Se trata de estirar y tonificar la musculatura facial para prevenir el descolgamiento y descontracturar el rostro. No nos olvidemos que debajo de una arruga facial hay un músculo contracturado y las arrugas son siempre perpendiculares a la dirección de la acción del músculo que las provoca”, asegura Ara Rosón, autora del libro “Yoga facial con Belleza más allá de tu piel”.

"La isometría, las posturas y contraposturas, los estiramientos estáticos, la concentración a la hora de realizar los ejercicios y la respiración lenta", son algunos de los métodos que utiliza Rosón para entrenar la musculatura y que explica en los talleres que imparte en  Arsenal Femenino Madrid.  

Ejercicios sencillos como los que recomienda la naturópata Lourdes Iniesta; para la antiestética papada  "mirar hacia atrás y chascar la lengua unas diez veces", para reafirmar la cara "unos leves pellizcos y un suave tecleo sobre la piel" y para matizar las líneas de expresión de los ojos,  "masajearlos desde el inicio de las cejas hacia abajo".

ctv-fpo-paltrow

Beneficios 

Recuerda la naturópata Lourdes Iniesta, que gracias a este yoga "remodelamos los 57 músculos que hay entre cuello y cara, consiguiendo un lifting totalmente natural". De esta manera, se  "remodela y activa la circulación sanguínea, se relaja la tensión mandibular, -el molesto bruxismo-, con lo que reducimos los dolores de cabeza, de oído o cervicales".

Además añade Rosón "activa el sistema linfático mejorando el tono y el aspecto de la piel, mejora las bolsas y ojeras,  la papada y el doble mentón,  ayuda a restaurar las funciones metabólicas de la piel para regenerarse y fabricar nuevo colágeno, a reeducar nuestros gestos y contribuye al equilibrio energético de todo el organismo".

Para practicarlo cualquier edad es buena “no hace falta esperar a tener arrugas o flacidez en el rostro, se  puede empezar antes para prevenir, al igual que uno va al gimnasio para tonificar el cuerpo”. Además explica Iniesta, “la recuperación de los músculos faciales es más rápida que en el resto del cuerpo porque en la cara son más pequeños”

ctv-g8h-yogaa

Relacionados

GroupCreated with Sketch.