Los niños y Jimeno echan la vista atrás y se remontan a la prehistoria, una época en la que vivían con mucho peligro por todo el fuego que había.