Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué ocurre si un científico se queda sin dinero para su investigación y se pone a rezar.