Fernando Martín en La Encuesta Absurda  nos cuenta qué pasa si no paras de decirle cosas bonitas a las naranjas mientras te haces un zumo.