Jimeno y Fernando no pueden parar de comer. Es lo que más les gusta del mundo y demuestran constantemente que su paladar no es nada exigente. Atención a qué comida "mierder" son adictos. Luego se les va la olla y empiezan a hablar de muchas otras cosas. ¿Qué esperábais?