¿Te encontraste la correa de un perro en el baño de la oficina?