Masterchef expulsa a la joven que lo había dejado todo para participar

Sara llegó al programa con mucha ilusión, pero unas malas croquetas provocaron que fuese la segunda expulsada

Bárbara Castro

Tiempo de lectura: 2’

Este año se presentaron al casting del programa más personas que nunca, unos 25 mil aficionados quisieron ser aspirantes de Masterchef, superando el record establecido hasta la fecha. Superar todas las pruebas es algo complicado ya que el nivel de exigencia es cada vez mayor, pero Sara consiguió llegar hasta el casting final para presentarle un plato al jurado. 

Sara acudió ante los jueces nerviosa, algo comprensible, pero con mucha decisión y confianza. Había estudiado Ingeniería Mecánica y tenía un trabajo relacionado con ello pero, cuando Samantha le preguntó "¿tú dejarías tu trabajo por uno relacionado con la cocina?", la aspirante a Masterchef no dudó y respondió con un sí rotundo

El plato que presentó en el casting lo denominó 'Mar de la terra'. Pepe Rodríguez fue el primero en anunciar su veredicto  "Bueno, Sara, no sé si tú eres ese perfil que estamos buscando. Eres una ingeniera que tiene las cosas muy claritas en su oficio y, de repente, nos haces una romescada maravillosa". Jordi Cruz por su parte rechazó a Sara, pero Samantha quería pelear por esta concursante "Como tu plato está muy bueno, quiero luchar por tenerte en mi equipo", aunque finalmente la ingeniera se decantó por Pepe. 

En el primer programa estuvo en el equipo vencedor y se libró de realizar la prueba de eliminación, pero en el segundo no corrió tanta suerte. Durante el trascurso de su último desafío, Sara afirmó que "abandonar esta noche sería muy duro, sabiendo que dejé mi vida al margen para poder conseguir dedicarme a esto, es de las únicas veces en mi vida que me siento feliz haciendo una cosa."

"Si estuviera en un restaurante pensaría que las han hecho deprisa y corriendo."

- Pepe Rodríguez

Sin embargo, las croquetas que tuvo que hacer para esta prueba no salieron como ella esperaba, unas de jamón con huevo duro, otras de pollo y las últimas de queso. Sara misma admitía que eran irregulares y que la fritura no era uniforme, pero confiaba en el sabor. Su mentor, Pepe, estuvo de acuerdo en esta irregularidad y, en su opinión, esto afectaba profundamente en el sabor. 

Los jueces no pasaron por alto los errores de Sara y, finalmente, fue la expulsada del segundo programa. Entre lágrimas de compañeros, y alguna inoportuna celebración, la joven ingeniera tuvo que abandonar el programa por el que había renunciado a todo. 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.