¿A qué se deben las primeras lágrimas en 'Masterchef 7'?

El segundo programa de esta edición ha estado marcado por brutales broncas, desastres y traiciones

Bárbara Castro

Tiempo de lectura: 3’

'Masterchef' es uno de los talent shows más exitosos de la televisión española, prueba de ello son los 2.133.000 espectadores que esta pasada noche se mantuvieron pegados a la pantalla, observando todas las polémicas que se estaban produciendo en el programa. 

Ya con la primera prueba aparecieron las lágrimas en los ojos de algunos concursantes, algunos por alegría y otros, sin embargo, por vergüenza. El reto era llevar a cabo una 'croquembouche', o lo que es lo mismo, una tarta en forma de pirámide compuesta de profiteroles. Para ello, 'MasterChef' invitó al reconocido chef Paco Torreblanca, experto en repostería, que asesoraría a los concursantes durante la prueba.

A pesar de que nunca nadie en la historia del programa había conseguido terminar la prueba con éxito, Osiris, del equipo de Pepe Rodríguez, recibió el elogio de todos los jueces por ser el primero en ser capaz de finalizar ese complejo postre.

Las lágrimas de Carlos

El resultado de Carlos, perteneciente al grupo de Samanta, no fue para nada el deseado. Su 'croquembouche' no se parecía en nada a la original y, los jueces, no fueron nada benévolos. "¿Sabes leer? Tenías la receta, como todos. No acabo de entenderlo. Si como gestor de grupos no vales, que ya lo vimos la semana pasada, y no haces la “croquembouche” siguiendo un protocolo... yo no monto un negocio contigo, Carlos", sentenció Pepe Rodríguez. 

"No me gusta nada la gente que no se esfuerza. La actitud es desastrosa. No me puedo creer que no hayas luchado por intentar conseguir algo mejor que esto", remarcó Samanta. Por su parte Jordi Cruz dijo "esto se me hace inexplicable. Te considerabas un líder, pero como no te pongas las pilas serás de los primeros en irte".

Ante este duro veredicto Carlos rompió a llorar, dejando por una vez su orgullo de lado y admitiendo los errores que había cometido "iba convencido. En mi mente iba tan sobrado con la receta y con todo, que...".

El peor resultado en una prueba de equipos

El emplacamiento elegido para desarrollar la prueba de exteriores fue El Castillo Palacio de Peñíscola, un escenario en el que los concursantes debían alimentar a 150 comensales con platos típicos de la zona.

Carmen tenía la ventaja de poder elegir a su equipo, mientras que Osiris seleccionó los platos a realizar por su grupo, un reparto en el que él salió ganando pese a elegir las recetas más complejas. El equipo rojo se confió, un error que se paga caro en este programa. El tiempo se les echó encima y, por muchas advertencias que Jordi Cruz les dio a lo largo del cocinado, no fueron capaz de presentar ningún plato.

"Equipo rojo, tengo aquí vuestro premio por el récord que acabáis de superar. Ahora yo voy a superar el reto del veredicto más cortito", dictaminó el chef Cruz repartiendo los delantales negros entre el grupo de Carmen. "Comprenderéis el mosqueo monumental que tengo por lo vivido hoy, donde además hay cuatro miembros de mi equipo. Me habéis dejado al nivel del betún. Os la habéis pegado como nunca", valoraba Jordi a sus propios conursantes.  

De las lágrimas a la traición

Carlos, que había sido el peor en la prueba inicial, terminó la prueba de exteriores como el mejor. Por ello, el programa le ofreció una ventaja algo envenenada, salvar a uno de los aspirantes de la prueba de eliminación y, a cambio, poner en la cuerda floja a otro en su lugar. El sevillano lo tuvo claro, Osiris. "En esta vida hay que mirar por uno mismo y hay que ir a por el premio, y el premio es la final de Masterchef" aclaraba Carlos, "si tengo que ir eliminando a compañeros pues eso hago, pero los que menos fuerza tienen  que se queden conmigo".

"Suena más a estrategia que a otra cosa, no me lo esperaba", comentaba un compañero.

A la prueba de eliminación acudieron como invitados el cocinero riojano Francis Paniego y la ganadora de 'Masterchef Celebrity 3' Ona Carbonell. Los aspirantes debían preparar unas croquetas con ingredientes de lo más variados y, ante tanta tensión, hubo dos concursantes cuyas croquetas fueron más flojas: Laly y Sara. Finalmente, el jurado determinó que la segunda expulsada de esta edición debía ser Sara, con "un fallo de sal y fritura".
 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.