¿Cuál fue el motivo del monumental enfado de Jordi Cruz con un concursante en el estreno de Masterchef 7?

El programa, que vie su séptima edición, será más duro que nunca con la falta de compromiso y la actitud de los concursantes
GroupCreated with Sketch.

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

MasterChef 7 ha comenzado acaparando los titulares de todos los medios los medios digitales por su importante arranque. No solo estrenaba formato, sino nuevo casting y con él quince nuevos perfiles a cual más interesante.

En esta primera gala del formato, los jueces tenían opción de entregar un delantal a cada aspirante después de cada cocinado, siempre y cuando quisieran contar con ellos. Así sucedió con el primer concursante confirmado, Aleix, que optó por unirse al equipo de Jordi. Lo mismo hizo el segundo, Valentín, cuyo rival en la prueba fue el foco de uno de los momentos más tensos de la noche.

Valentín cocinaba junto a Joan, un abogado mallorquín de 30 años. Mientras el balear preparaba su plato, los jueces quisieron saber por qué se había presentado al talent culinario. ''Bueno, por pasar el rato, sin más'', contestó el joven con desgana ante la sorpresa de todos. Los tres, que esperaban escuchar a Joan hablar de su pasión por la cocina, se quedaron atónitos ante la respuesta. Aunque el aspirante no se quedó ahí. ''Es que soy sincero'', apuntó con un aire que no gustó nada al jurado y tampoco a los compañeros que luchaban por su plaza.

El abogado de Mallorca, tras esa actitud, intentó arreglar la situación diciendo que para él "llegar hasta aquí para mí ya había sido un premio", mientras acababa de emplatar su receta ante el jurado. Sin embargo, poco pudo solucionar ya.

 

"O sea, que estás contento por haber llegado hasta aquí solamente... sueño realizado y ya está", le preguntaba Pepe Rodríguez al oírle, a lo que el concursante asentía, provocando una nueva pregunta de Jordi Cruz: "O sea, que no quieres el delantal para nada... suficiente ¿verdad?''. Ya con el gesto más serio y tirando de ironía, Pepe le preguntó "¿entonces te tenemos que dar las gracias por haber venido?". A eso el concursante ya respondió con firmeza: "por supuesto, si quieres".

La situación era de lo más tensa, poco después y tras probar su plato, un risotto, Pepe Rodríguez muy serio, le espetaba: "mi valoración es un no y tenía que haber sido no incluso antes de probar tu plato, porque esa actitud después de que se han quedado fuera 25.000 personas que tenían más ilusión que tú...". Y añadió: "Es como cuando entras a un partido pensando pensando que vas a perder 3-0", ejemplificaba el juez.

Tras él, Samantha Vallejo-Nágera, intervino apoyando a sus compañeros y reafirmaba que el aspirante estaba "en el sitio equivocado" y que su "plato no está para nada a la altura de este programa".  Con el turno de Jordi Cruz llegó el momento más tenso de la noche: "Es la primera vez que me encuentro con esto en MasterChef, creo cien por cien lo que he visto, que te da absolutamente igual, que has jugado con mi tiempo, con mi pasión y con mi oficio, eres mi antítesis, adiós". Ante tal valoración, Joan se despidió diciendo: "Tengo ego y carácter, pero esto nos mantiene vivos", decía el aspirante tras salir del plató.

 

Una situación que prevee que esta edición va a estar muy vida y va a ser más dura que nunca ante su séptima edición y es que los jueces no van a pasar ni una mala actitud por parte de los concursantes, tras haber superado a 50.000 candidatos que soñaban con un delantal en Masterchef.

Relacionados

GroupCreated with Sketch.