Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta por qué una persona que llama Manuel va con la cara llena de letras.