Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos descubre por qué el encargado de una creperia es muy chulo.