Fernando Martín en La encuesta absurda nos descubre qué pasa cuando un señor con alopecia entra en un bar y se pone a dar gritos.