A Fernando Martín en La encuesta absurda se le ha caído el teléfono al suelo y no ha podido evitar soltar un gritito.