El pasado desconocido de Pepe Rodríguez: de la separación de su hermano a ayudar a toxicómanos

Pepe Rodríguez es uno de los cocineros más conocidos de nuestro país y uno de los miembros del jurado de 'Masterchef' más querido en televisión
La historia que no se ha contado de Pepe Rodríguez

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 4’

Pepe Rodríguez es uno de los cocineros más queridos de la televisión. Aunque su recorrido en la pequeña pantalla llegase casi de forma accidental y sin casi buscarlo, lo cierto es que a sus 52 años se ha convertido en todo uno de los rostros más amables y que despierta mayor simpatía en el público.

Su papel como jurado en 'Masterchef' le ha dado grandes alegrías y no lo niega, ahora, como confesó recientemente e los compañeros de Cope.es, Pepe Rodríguez no vive esto como algo a largo plazo: ''Mi futuro en televisión es tan incierto como el de mi restaurante. Aquí los contratos no se hacen de por vida, ni se hacen para 10 años. Vamos paso a paso y minuto a minuto. Si esta temporada funciona bien, seguro que renovamos la siguiente. Creo que soy un privilegiado, porque los hosteleros no lo están pasando bien en esta situación. Tengo la suerte de seguir trabajando y tener la televisión como otra vía de escape".

Masterchef

 

La factura que ha pasado el Covid-19 en su restaurante

El sector hostelero es uno de los que más se ha resentido durante la cuarentena y, aunque comienza a dar sus nuevos pasos, todavía queda mucho por hacer ya que las dudas e interrogantes son demasiados. Pepe no dudó en salir a la calle y manifestarse para pedir ayudas junto a otros conocidos chefs y reivindicar sus ideales, ya que dicen ''sentirse muy desamparados''. "El futuro, ahora mismo, es incierto. Tengo el restaurante cerrado, pero esperamos abrirlo pronto. Aquí el problema y el caballo de batalla son los ERTES. Todos los restaurantes, como todos los bares y cafeterías, tienen sus problemáticas. La mía es que hasta que no abran Madrid, incluso el resto de España, no tiene ningún sentido abrir. Seguro que un bar en el centro de mi pueblo sufrirá menos porque vive de la gente de alrededor. Yo, que vivo del público nacional, hasta que no esté todo abierto y haya más movilidad no ningún sentido abrir. Por eso, mi futuro es incierto hasta que no exista esa movilidad", dijo.

Pepe Rodríguez manos en la masa en las cocinas

El futuro de la cocina, según Pepe Rodríguez

Pepe Rodríguez en la entrevista que condeció a Cope.es ya reflexionó sobre apuesta porque la cocina siga marcando tendencia después de esta crisis, momento clave para reinventarse, aunque sin perder la esencia tradicional: "La cocina se está reinventando constantemente. Es verdad que en momentos de crisis (esta es una de ellas y va a ser dura, por lo que se vaticina y vais diciendo todos los medios de comunicación), nos tendremos que reinventar. Pero claro, el restaurante que lleva practicando alta cocina no creo que vaya a hacer arroces de pronto, porque para eso tiene una plantilla estructurada justo para hacer ese tipo de cocina. Del mismo modo, el que tiene una arrocería y no le funciona, no creo que se ponga a hacer cocina japonesa. Eso es imposible y no se hace de la noche a la mañana. Es verdad que en todas las crisis hay que ir buscando huecos y ver fórmulas para que el cliente pueda venir y que no le ocasione un gran gasto".

Pepe Rodríguez con Jordi Cruz en una grabación

La vida desconocida de Pepe Rodríguez

Como muestra en cada una de sus entrevista, Pepe es un hombre familiar y campechano muy conectado con los problemas sociales. Su vida tampoco ha sido un camino de rosas y ha tenido que pelear y trabajar duro.

Según cóntó en 2013 en una entrevista en ABC no veía su vida entre fogones, sin embargo, no le quedó de otra: ''A mí no me gustaba lo del restaurante, pero ni mi hermano ni yo éramos los mejores estudiantes del país, así que en el instituto lo dejamos y echamos una mano en el negocio. Al principio echábamos una mano como camareros y cuando mi madre enfermó, no nos quedó otra que entrar en la cocina'', contó. Lo que Pepe no esperaba es que ese oficio se iba a convertir en una de las grandes alegrías de su vida.

Eso sí, los años también ha hecho que él evolucione y que haya cosas que no tolere como antes, por eso en todas sus decisiones intenta hacer siempre lo que más feliz le haga, aunque eso suponga una separación profesional con su hermano. ''Nosotros somos totalmente diferentes, quizá por eso hemos estado 40 años juntos. Ahora por circunstancias, él se ha ido, y creo que ha hecho un bien al restaurante. Le deseo lo mejor del mundo, pero creo que ese parón ha venido estupendamente, porque íbamos como pollos sin cabeza. No es fácil'', reveló a los medios.

Masterchef

 

Aunque lo que no ha cambiado es su generosidad y sensibilidad. Una de las experiencias que más le han marcado en la vida fue su ayuda a personas con problemas de adicciones. “En mi pueblo había un profesor que había dejado la docencia y cuando yo estaba tomando copas con mis amigos en el pub, lo veíamos con esos chavales a los que trataba de reinsertar. Yo pensaba. Un día me crucé con él y no pude contenerme: le pregunté si necesitaba algo y me dijo que al día siguiente me esperaba en su casa. A partir de entonces estuvimos un montón de años llevando a adictos a centros; montamos una asociación, colaboramos con las familias y con psicólogos. Le dedicamos nuestro tiempo a esa causa y fue una etapa preciosa”, confesó en una entrevista a los compañeros de 'La Vanguardia'.

En definitiva, un hombre sencillo y trabajador, que la fama no le ha cambiado, solo le ha hecho más valiente y tener las ideas más claras, especialmente para saber lo que no quiere.

También te puede interesar...

El pasado desconocido de Jordi Cruz: de un delincuente juvenil a una fría relación con su padre

Relacionados

CADENA 100