Recomendaciones para comer sano en la oficina

¡Fuera excusas! Disfrutar comiendo sano fuera de casa es posible y además, vas a marcar la diferencia en originalidad
GroupCreated with Sketch.

María Bermejo

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Quizá te suena esta situación: hace tres días que decidiste empezar una vida más sana y empiezas a comprobar sus múltiples beneficios. Estás dedicando tu tiempo en planificar bien un menú variado y saludable para tu tupper del trabajo y también llevas dos días incluyendo una ración de verduras en tu cena.

Sientes orgullo por la fuerza de voluntad que estás teniendo estos días. Pero entonces, tus compañeros del trabajo te invitan a comer fuera. ¿Y cómo vas a decir que no?. Dentro de ti tienes una intensa esperanza de que en este restaurante tengas opciones más ligeras en su menú, pero es un italiano. Una vez más, renuncias a tu propósito de comer sano.

¡No te castigues! si no te queda más remedio que comer fuera entre semana, puedes seguir estos sencillos consejos para que solo tengas que preocuparte de disfrutar.

  1. Antes de salir a comer, elige bien tu restaurante

Debes tener en cuenta que no toda la comida saludable lo es realmente en un restaurante, por lo tanto, es muy importante que eches un buen vistazo a todas las opciones.

  1. Revisa el menú 

Si es posible, llama o métete en la página web del restaurante. Así, serás mucho más consciente de las opciones que tienes y podrás elegir con total libertad.

  1. Antes de salir comete un snack saludable

Cuándo tratamos de llevar una alimentación más saludable, el hambre es nuestro peor enemigo. Por eso, para que no llegues hambrienta a la comida, prueba a tomarte un pequeño tentempié saludable antes de salir. Por ejemplo, el azúcar natural de la fruta elevará la curva de la glucosa a niveles normales y te ayudará a pensar bien tu comanda.

  1. Elige los acompañantes más saludables

Si no tienes escapatoria y tus platos son extremadamente calóricos, puedes mejorar tus guarniciones. Cambia las patatas fritas por las patatas asadas o, si puedes, pide una porción extra de verduras. Tampoco incluyas el pan en tu menú, especialmente si tus platos ya contienen harinas o carbohidratos. En cuanto a la bebida, bebe preferiblemente agua con o sin gas.

  1. Pide antes que el resto

Pide tus alimentos antes que el resto de tus acompañantes, así no te verás influenciado por sus decisiones. 

  1. Come despacio y conversa más

Comer despacio es el principio de una buena digestión y de una buena dieta. Si te acostumbras a comer más despacio, alcanzarás la sensación de saciedad con menos cantidad de comida. Si no lo haces, será mucho más difícil saborear los sabores y texturas de los alimentos. 

Siguiendo cada uno de estos consejos, será fácil “comer fuera y sano”. Recuerda que la siguiente comida deberá ser mucho más ligera, siendo un buen momento para compensar los excesos que hayamos tenido durante el día. 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.