La radical decisión de Netflix con las explícitas imágenes de ‘Por trece razones’

Para evitar controversias, la plataforma ha eliminado la polémica escena del producto audiovisual 
Por trece razones

13 REASONS WHY

  • Beth Dubber/Netflix

Redactora

Tiempo de lectura: 2’

 ‘Por trece razones’, una de las series de televisión más conocida de los últimos años entre los jóvenes, está a punto de volver con la tercera temporada a Netflix. La historia narra las consecuencias del bullying, con el suicidio de la protagonista Hannah (Katherine Langford) en el desenlace de la primera temporada. Ahora la plataforma ha decidido eliminar las imágenes explícitas antes de lanzar su próxima entrega, debido a la controversia generada en 2017.

“Mientras nos preparamos para lanzar la tercera temporada a finales de este verano, hemos estado atentos al debate en curso en torno a la serie. Por consejo de expertos médicos, incluyendo a la Dra. Christine Moutier, directora médica de la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio, hemos decidido con el creador Brian Yorkey y los productores, editar la escena en la que Hannah se quita la vida en la primera temporada" ha anunciado Netflix en un comunicado a través de su cuenta oficial en Twitter.

Los espectadores que vieron la escena en su momento, ya pueden comprobar las diferencias entre un montaje y otro. En el montaje original del episodio (1x13) se podía ver cómo Hannah entraba en el baño, se metía en la bañera y se cortaba las venas con una cuchilla en una escena de tres agonizantes minutos, y su madre (Kate Walsh) la encontraba en un charco lleno de sangre, simplemente se intuye lo que ha podido ocurrir. 

Ahora, en cambio, sólo se ve a Hannah entrando en el aseo, hay una elipsis y la madre se la encuentra de repente, evitando mostrar el cuerpo sin vida y rodeado de sangre de la adolescente. Además, Netflix también quiere asegurarse que desaparecen los vídeos de la escena original de las redes sociales, según informa el Hollywood Reporter,

La trama y dichas imágenes generaron gran polémica en todo el mundo al considerar que podría dar una imagen negativa y generar traumas en los jóvenes espectadores. Finalmente llegaron las consecuencias, y al mes siguiente del estreno de la serie en marzo de 2017, National Institutes of Health, centro de investigaciones dependiente del Departamento de Salud de Estados Unidos, determinó que la tasa de suicidio de las personas de entre 10 y 17 años aumentó un 28,9% durante el mes de abril de 2017. Entre abril y diciembre de ese mismo año, además, se confirmaron los repuntes del suicidio: hubo 195 muertes por suicidio más de las que son habituales en EE.UU.

Con el estreno de la segunda temporada, Netflix creó una plataforma de asistencia para jóvenes que se encuentren en situaciones parecidas a la de los personajes de la serie, para ayudarles e intentar prevenir finales dramáticos. Asimismo, en el primer episodio de la primera y la segunda temporada los actores avisan que el contenido que están a punto de ver es ficción, recordando a los espectadores que, si lo necesitan, pidan ayuda para afrontar su situación: "Si te enfrentas a estos problemas tú solo, esta serie puede no ser para ti. Mejor verla con un adulto de confianza" es uno de los mensajes que lanza.

En cuanto a la tercera temporada, prevista para finales de este mismo verano, se ha mantenido intacta, en tanto que ya se preparó portando las sensibilidades recogidas durante los últimos años, y que no contiene ninguna escena de suicidio.

Relacionados

CADENA 100