El sorprendente error que se lleva cometiendo toda la vida con la tortilla de patatas

La tortilla de patatas es uno de los platos más demandados de nuestra gastronomía por su sabor y sencillez, aunque hay puntos que cambian el plato
Tortilla de patatas

 

Tiempo de lectura: 3’

Cada 9 de marzo se celebra el Día Internacional de la Tortilla de Patata. En España es un plato que está muy presente en todos los hogares y que no puede faltar en ninguna carta de bares y restaurantes. Da igual la hora del día que sea que siempre apetece un pincho de tortilla, desayuno, comida, merienda o cena. En bocata o simplemente con una rodajita de pan para acompañar, más hecha, menos hecha, con cebolla o sin cebolla. Hay mil maneras de prepararla y cada maestrillo tiene su librillo pero hay un error que seguro que llevas cometiendo toda la vida sin ni siquiera saberlo. 

Lo único que tenemos claro sobre la tortilla española, como se le suele llamar también, son sus ingredientes fundamentales: huevo, patata y aceite de oliva. Y cómo no, una pizca de sal a gusto del consumidor. Unos ingredientes que todos solemos tener a mano en casa por lo que es un plato muy socorrido cuando no sabes muy bien qué plato preparar. 

Descubre el tremendo error que cometemos al cocinar una tortilla de patatas y que debemos evitar

 

El huevo, básico en la tortilla de patatas y un alimento muy completo

El huevo, ingrediente fundamental de la tortilla de patatas, es uno de alimentos más completos que podemos ingerir, ya que reúnen la mayoría de los macronutrientes necesarios para la vida humana. De hecho, el huevo de gallina contiene todos los alimentos necesarios para que una sola célula fertilizada se convierta en un pequeño pollito.

Los huevos contienen proteínas, grasas saludables y una gran cantidad de vitaminas y minerales, entre ellas el 9% de la Cantidad Diaria Recomendada de Vitamina B12, el 15% de la CDR de Vitamina B2, el 6% de la Vitamina A, el 22% de la CDA de selenio y muchos otros nutrientes como calcio, hierro, potasio, zinc, manganeso o Vitamina E. 

Todo eso con una cantidad de kilocalorías relativamente baja: un huevo grande contiene unas 80 kcal., con seis gramos de proteína de alta calidad y cinco gramos de grasa. La mayoría de estos nutrientes se concentran en la yema, ya que la clara es solo proteína.

Tortilla de patatas

 

La patata para la tortilla, que no suelte demasiada agua

Las patatas son una gran fuente de vitaminas y minerales, como el potasio y la vitamina C. Este tubérculo esta formado principalemente por carbohidratos y contiene también cantidades moderadas de proteína y fibra, sin apenas grasas. Además, la patata contiene un 77% de agua, el elemento fundamental para la vida.

Las patatas están compuestas fundamentalemente de hidratos de carbono, sobre todo en forma de almidón. En función del tipo de patata y de la forma de cocinarlas, estos carbohidratos pueden formar entre el 66 y el 90% de los nutrientes del tubérculo. Lo ideal para realizar una buena tortilla de patatas es escoger patatas de secano o kennebec, para evitar que suelten demasiada agua a la hora de ser freídas.

Algunos cocineros, como el mediático José Andrés, toda una estrella en Estados Unidos, han llegado a utilizar patatas fritas de bolsa para realizar la tortilla, aunque no es la opción más recomendada por los expertos, e incluso puede hacer que algún purista se lleve las manos a la cabeza.

¿La tortilla de patatas, con cebolla o sin cebolla?

Sin duda alguna, este es el gran debate que nos viene a la mente cuando hablamos de la tortilla de patatas. ¿La tortilla debe llevar cebolla o no? Un debate que divide a la sociedad española desde hace décadas y que aún no ha encontrado respuesta. Para el chef Alberto Chicote, uno de los rostros más conocidos de la cocina española, no hay debate: la tortilla debe llevar cebolla. 


 


Otros puristas consideran que la tortilla no debe llevar cebolla, porque puede tapar el sabor de los elementos estrella, el huevo y las patatas.

En cualquier caso, si elegimos incluir cebolla en nuestra tortilla de patatas, es fundamental elegir bien las proporciones: un kilo de patatas por cada ocho huevos y con ella una cebolla mediana.

El aceite, de oliva virgen extra y caliente

La mezcla de patata y cebolla debe cubrirse de aceite en frío. Una vez mezclados, se pone en fuego fuerte hasta que los ingedientes comiencen a freír. Cuando las patatas empiecen a cambiar de color, es el momento de bajar un poco el fuego y dejar que se cocinen más lentamente.

Los mayores errores que cometes al hacer una tortilla de patatas

A la hora de hacer una tortilla de patatas, son tres los errores fundamentales que se cometen de manera más habitual: 

  • No dejar reposar la mezcla de ingredientes de la tortilla: Una vez las patatas (y la cebolla) están convenientemente fritos, es la hora de mezclarlas con los huevos batidos. Cuando se haya terminado la mezcla, es importante dejar a los ingredientes reposar unos diez minutos. Así, las patatas se impregnan bien y el huevo coge temperatura.
  • Que la tortilla de patatas quede quemada o cruda: La tortilla española perfecta debe estar bien hecha por fuera y cremosa por dentro. Para evitar una desproporción entre el interior y el exterior, es importante cocinarla a fuego bajo.
  • Darle mal la vuelta a la tortilla y que se rompa: Darle la vuelta a la tortilla es el momento más delicado de todo el proceso. Es importante que haya suficiente aciete de oliva en la sartén y darle la vuelta a la tortilla con decisión, sin miedo.
¿Cómo se hace una tortilla de patatas light?

 

También te puede interesar:

El sorprendente error que comentes al hacer un huevo frito

Que los huevos no estén en las neveras en los supermercados tiene un porqué

Detrás del tirón de orejas de cada cumpleaños hay una historia muy curiosa

Relacionados

CADENA 100