Consejos para cuidar la piel en invierno

Si se te agrieta la piel más de la cuenta a causa del frío, quizá deberías saber esto...
GroupCreated with Sketch.

Raquel Castejón

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Nos pasa a todos: Con el frío, la piel está más sensible y se reseca con más facilidad, por mucho dinero que nos gastemos en cremas. Zonas como las mejillas, las orejas, los labios, las manos y los pies, que tienen menos glándulas de sebo, tienen más posibilidad de resentirse en invierno.

Por ello, deberíamos hidratar la piel a diario con cremas que contengan bastante grasa. En el cuerpo, hay que aplicarlas siempre después del baño y con la piel todavía algo húmeda, para que así se absorban mejor. Si además después nos ponemos un albornoz de algodón ajustado, el efecto será mayor.

En la cara es importante, además de la hidratación, aplicar también a diario una protección solar con un SFP alto (del factor 30 en adelante). No hay que olvidar que en invierno también sufrimos el efecto de la radiación UV, sobre todo en zonas de nieve donde, por culpa del reflejo solar, el daño es mayor.

Si olvidamos esto último, podríamos acabar en urgencias por un gran sarpullido solar después de una jornada de esquí en un día soleado. Por eso es tan importante echarse crema solar en la cara cada dos o tres horas.
 

Mascarilla

 


También es importante cuidar mucho las manos. Ponerse crema hidratante varias veces al día y utilizar guantes es clave para evitar esas grietas que duelen tanto, además de los temidos sabañones.

Los labios también son especialmente sensibles a los efectos del frío, así que es importante usar vaselina varias veces al día, y el efecto será mayor si esta contiene protección solar. Un fallo que solemos cometer es humedecer los labios cuando notamos que están secos, ya que muchas veces es un acto reflejo, pero hay que saber que la saliva tiene muy poco efecto hidratante, así que a la larga es peor aunque sintamos un alivio momentáneo.

También hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, sobre todo si tenemos una piel sensible o intolerante. Con la calefacción, el nivel de humedad es menor, así que una buena idea es usar humidificadores en las habitaciones.

Ya sabes: cuida tu piel siempre, pero no siempre igual.

Relacionados

GroupCreated with Sketch.