Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos explica por qué un limón está todo el rato preocupado.