Fernando Martín en La encuesta absurda ha ido a una tienda y le han colgado de una cuerda.