Jimeno y Fernando Martín  reflexionan sobre las clases extraescolares a las que nos apuntaban nuestros padres cuando éramos pequeños, un sufrir por sufrir. Luego se les va la olla y empiezan a hablar de muchas otras cosas. ¿Qué esperábais?