El último mal trago al que se enfrenta Ana Obregón tras la pérdida de su hijo Álex Lequio

Ana Obregón y toda su familia despedirán esta tarde a Álex Lequio en una misa funeral a las 8 de la tarde
Ana Obregón reaparecerá públicamente en el funeral de su hijo Álex Lequio

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 4’

Ana Obregón está viviendo uno de los momentos más difíciles de su vida tras la muerte de su hijo Álex Lequio. Apoyos no le faltan y está rodeada de toda su familia, además de tener a su lado a Alessandro, el padre de su hijo, que no se ha separado de ella en ningún momento y acude a visitarla siempre que puede. La vida les ha privado de seguir viendo crecer a su hijo pero ambos están afrontando esta situación tan complicada con una entereza digna de admirar. En estas semanas no solo han tenido que despedirse de su hijo sino que también han celebrado su primer cumpleaños sin él, pero eso no les ha impedido soplar las velas y que su deseo llegue directo al cielo.

Pero ahora les toca enfrentarse a una nueva prueba de fuego, y es que tras despedirse de su hijo el pasado 13 de mayo, han viajado de Barcelona a Madrid para poder enterrarlo cerca de la casa familiar y ahora les toca decirle adiós de manera definitiva en una misa funeral que se celebrará esta misma tarde a las 20 horas en la iglesia de Nuestra Señora de la Moraleja, en Madrid, donde estarán rodeados de todos sus seres queridos y podrán arroparse entre ellos una vez más en este homenaje al joven empresario, que falleció con tan solo 27 años de edad tras una larga batalla contra el cáncer.

La prueba de fuego a la que se enfrenta Ana Obregón tras la muerte de su hijo

Desde que el pasado 16 de mayo Ana Obregón se despidió de Álex Lequio acompañada únicamente por Alessandro Lequio y Carolina Monje, la novia de su hijo, en el cementerio de La Paz en Madrid, no hemos vuelto a ver a la actriz. Aunque donde sí ha hecho acto de presencia ha sido en las redes sociales en varias ocasiones. Primero para despedirse del amor de su vida con una desgarradora carta que dejó a todos sin palabras, segundo para despedirse también de su perrita Luna, que falleció el pasado 7 de junio, según ella “de pena” por no haberse reencontrado con su dueño, y por último para felicitar a su hijo por el que habría sido su 28 cumpleaños.

Cada vez que aparece Ana nos hace llorar a todos con sus bonitas a la vez que tristes palabras que además acompaña de fotografías de su álbum familiar en las que podemos ver a un Álex siempre sonriendo y rodeado de amor. Porque amor nunca le faltó ni le faltará nunca, era un niño muy querido tanto por sus padres como por el resto de la familia y amigos. Incluso quienes no le conocían tenían aprecio por él y sintieron mucho su marcha, ya que su lucha contra el cáncer ha sido muy importante y se ha convertido en un gran ejemplo para todos aquellos que sufren la enfermedad.

Ana Obregon nos regala su mejor sonrisa a pesar del dolor

Ahora volveremos a ver a la intérprete en un choque de realidad que se convertirá en una auténtica prueba de fuego ya que supondrá el hecho de salir de casa para despedir de nuevo a su hijo en una misa funeral que le hará volver a pasar por un mal trago. Aunque seguro que hará gala de la simpatía que le caracteriza y de su cercanía con la prensa, como cuando regaló una sonrisa como muestra de agradecimiento a todos los fotógrafos y cámaras de televisión que grababan su llegada a Madrid nada más fallecer su hijo.

La felicitación de Ana Obregón a Álex Lequio por el que sería su 28 cumpleaños

Hace una semana Álex Lequio habría cumplido 28 años y, aunque él ya no esté presente, sus padres quisieron celebrarlo en este día que para él siempre fue muy importante. Incluso su madre, Ana Obregón, compró su tarta favorita y la alzó al cielo para que el propio Álex pudiera soplar sus velas. El 23 de junio más amargo que han vivido nunca pero que fue necesario celebrar como homenaje a este gran luchador que fue su hijo. Es más, la actriz le escribió una carta que refleja lo orgullosa que está de él y recordarle lo mucho que le quiere.

“Hoy hace 28 años de mi foto favorita a los pocos días de tu nacimiento. Llegaste la noche más mágica del año y me regalaste un significado para esta vida que hasta entonces no había encontrado”, comenzó diciendo. Y es que para Ana ser la madre de Aless Lequio es todo un honor y así quiso expresarlo: “Tengo el honor de ser tu madre, de haberte visto crecer, jugar, estudiar, reír, superarte, madurar, trabajar, brillar, amar, dar, sufrir, llorar y luchar hasta el final como un gladiador. Tu película favorita”.

Ana Obregón y Álex Lequio de bebé

Para ella ha sido un orgullo ser su madre y ver cómo soplaba sus velas durante 27 años. “Hoy el cielo se iluminará con 28 velas inmensas como tú y al soplarlas estoy segura de que escucharás el infinito aplauso de muchas personas que te quieren y otras que te admiran porque tus huellas han conseguido que todos seamos mejores personas”, continuó. Aunque el final de su carta fue de lo más desgarrador, mostrando lo mucho que le echa de menos. “Muchas felicidades hijo mío. No sabes cómo duele no poder estar a tu lado y la eternidad de tu ausencia. Te quiero desde siempre y para siempre”, concluyó.

También te puede interesar...

La preocupación de la familia por Ana Obregón un mes después de la muerte de Álex Lequio

Ana Obregón reaparece en lo que está siendo su refugio tras el fallecimiento de Aless Lequio

CADENA 100