La bonita imagen inédita de Sara Carbonero y su hijo mayor, Martín Casillas Carbonero: ''Gracias por elegirme''

La presentadora ha querido hacer unas de las publicaciones más especiales de su vida por el 6º cumpleaños de su hijo mayor
La bonita imagen inédita de Sara Carbonero y su hijo mayor, Martín Casillas Carbonero: ''Gracias por elegirme'

 

Tiempo de lectura: 3’

Sara Carbonero ha querido felicitar a su hijo mayor, Martín Casillas Carbonero, con una serie de imágenes inéditas de lo más especiales que han causado sensación entre sus seguidores.

Martín se hace mayor y Sara solo puede darle las ''gracias por elegirla como mamá'', así lo ha dicho ella misma en el post publicado.

Desde que Sara se hiciera cuenta de Instagram, única red social que tiene, la presentadora ha ido poco a poco compartiendo momentos de su trabajo y vida personal. Pero si hubo un punto de inflexión en ella, ese fue la maternidad. La llegada de Martín cambió sus vidas, tanto la suya como la de Iker, juntos formaron su propia familia que han completado con Lucas.

La periodista ha mostrado la evolución de los pequeños y los pasos que van dando forjando su personalidad. Ambos son amantes de la naturaleza, la música y especialmente, muy amantes de los animales. Martín no se separa de su León y es que le encanta descubrir nuevas especies, como Sara ha confesado en alguna ocasión.

El hermano mayor ha conquistado a la familia entera por su carácter tan cariñoso y su gran responsabilidad a su corta edad. De hecho, una de las experiencias que Carbonero compartió en los últimos meses de un gesto de Martín, no solo mostraba el corazón del menor, sino que daba una lección de empatía y superación para animar a su mamá en los momentos delicados que ha pasado Sara tras operarse del tumor de ovario que padecía.

ctv-uhb-ss

Sara Carbonero compartió una imagen de una rosa con espinas que Martín le había entregado con el siguiente mensaje: ''Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca. De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama. Cuando le he preguntado si se había hecho daño al cogerla me ha respondido que sí, que de hecho se había pinchado pero que merecía la pena por darme la sorpresa. Luego le hemos quitado las espinas y la hemos metido en un jarrón con agua. - Ahora te gusta más ? - Le he preguntado - No mamá, ahora no parece una rosa de verdad. Y tenía toda la razón , porque la rosa no deja de ser bonita por tener espinas, ni las espinas dejan de hacer daño porque tengan rosas. Siempre hay algo de dolor en lo bello y mucho de belleza en la adversidad. Y en esas estamos, consiguiendo que los ratos buenos superen con creces los menos buenos. Porque como diría el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa''.

Un gesto más de que Martín no solo es un niño fuerte y lleno de ilusión por aprender y convertirse en todo un hombrecito, sino que su corazón es tan grande como su generosidad y el amor por su madre.

Relacionados

CADENA 100