Si crees que no tienes miedo a nada...

¡Compruébalo visitando estos ocho lugares de infarto!
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...
GroupCreated with Sketch.
Si crees que no tienes miedo a nada...

Tiempo de lectura: 3’

Muchos amantes del cine de terror alegan estar hartos de que siempre se recurre a la fórmula facilona de hacer este tipo de cine donde el protagonista "las pasa canutas" pero justo al final de la trama tiene un golpe de suerte y acaba siendo el héroe de la película. Algo que para nada te esperabas, ¿eh?

Al final, el concepto sorpresa ha acabado relegado a un tercer plano. Normal, teniendo en cuenta que se ha abusado de este modelo de guión a lo largo de los años. Y además, no solo lo decimos nosotros sino que se trata de una de las quejas más extendidas entre los cinefilos, y es que ellos mismos declaran que:

Ya no se hace cine de terror como antes.

Oye, si eres tu una de estas personas que considera tener todos sus miedos superados, hoy te traemos el reto perfecto para ti. Pero, ¿será verdad que no le temes a  nada?

Te lo decimos porque justo esta semana han publicado ocho planes de infarto para que visites los escenarios de las películas de terror más vistas a lo largo de los tiempos, desde la casa de Psicosis o el hotel de El resplandor.

Échale un vistazo a esta práctica guía, a ver qué te parece. ¡Comenzamos!

La casa del Exorcista

Es ahí, precisamente, donde se encuentra la empinada escalera en la que al final de la película... Bueno, no lo vomos a contar por si aún queda alguien que no la haya visto. Está situada en el número 3600 de Prospect Street Northwest, en Georgetown, Washington Dc. la casa se apoya sobre un pedestal de piedra antigua que salva una enorme pendiente que cae hasta el río Potomac. 

El edificio de La semilla del diablo

Se trata de un lugar con su propia leyenda negra, propiciada por el hecho de que allí vivió Alisteir Crowley, un curioso personaje, fundador de la llamada Iglesia de Satán, y porque a las puertas del mismo fue asesinado en 1980 John Lennon. La película de Roman Polanski se rodó en el edificio Dakota, situado en una esquina de la calle 72 en Nueva York. 

 

La calle de Pesadilla en Elm Street

Se encuentra en West Hollywood, en Los Ángeles. En la imagen vemos la casa donde supuestamente vivía la protagonista dle filme. La vivienda fue cinstruída en 1919.

El edificio de REC

La exitosa película de Jaune Balagueró y Paco Plaza se rodó en el número 34 de la Rambla de Cataluña, en Barcelona. Actualmente, el edificio está vacío, como si lo hubieran asolado los zombis.

El hotel de El resplandor

El célebre filme de Stanley Kubrick se filmó parcialmente en el hotel Timberline, situado en las montañas de Oregón. Pero solo los planos exteriores. El interior del mismo está recreado en los estudios Pinewood de Londres.

La casa de La matanza de Texas

La mítica cinta de Tobe Hooper se rodó en esta mansión de la localidad de Round Rock, en Texas.

 

La casa de Psicosis

El edificio del Motel Bates fue construíde en los Estudios Universal, en Hollywood. Y actualmente es uno de los lugares más visitados por los turistas.

La mansión de Los otros

La película de Alejandro Amenábar se filmó en el Palacio de los Hornillos, en Cantabria, un lugar que se alquila para bautizos, bodas y otro tipo de eventos.

Solo de mirar las fotos tenemos los pelos de punta, y esto no solo nos pasa a nosotros sino que muchos de los valientes que se han atrevido a visitar estos lugares han publicado sus reacciones en Twitter para avisar a futuros valientes a lo que se exponen si cruzan la delgada línea de su zona de confort para adentrarse en este terrorífico mundo.Uno de los testimonios que hemos recopilado en el hilo de esos comentarios declara que:

No he podido acabar la visita a ninguno de estos lugares ya que me han dado ataques de pánico. Mi cuerpo se bloqueó y casi me desmayo.

Y ahora, ¿sigues estando dispuesto a probar esta experiencia turística de miedo? Abstenerse hipocondríacos.

Artistas relacionados

GroupCreated with Sketch.