El "concierto piloto" de Love of Lesbian en Barcelona no tuvo un impacto en la transmisión del COVID-19

Con los datos de los 4.592 asistentes que dieron consentimiento para permitir el análisis de diagnóstico por COVID-19 ante el concierto de Love of Lesbian
El "concierto piloto" de Love of Lesbian en Barcelona no tuvo un impacto en la transmisión de COVID-19
Así actuaron Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona
CADENA 100

Redactor CADENA 100

Tiempo de lectura: 4’

Festivals per la Cultura Segura ha ofrecido todos los datos del concierto de Love of Lesbian en una rueda de prensa presentada encabezada por los doctores Boris Revollo y Josep Maria Llibre, de la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas.

Han querido remarcar que el concierto piloto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi no tuvo un "impacto en la transmisión de covid-19 entre los asistentes".

Debemos recordar antes que en aquella actuación el público pudo cantar y bailar, y no se exigió guardar distancia física.

Datos y explicaciones

Se ha informado que de los 4.592 asistentes que otorgaron el consentimiento para permitir el análisis del diagnostico por COVID-19, 6 personas han sido diagnosticadas en un periodo de 14 días posterior al concierto piloto.

En 4 de estos 6 casos se ha afirmado que la fuente de exposición no tuvo lugar en el concierto. El doctor Josep Maria Llibre ha afirmado que un evento como el vivido en el Palau Sant Jordi “es una actividad segura“. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha manifestado que "ha sido un honor que se haya podido realizar en Barcelona, la ciudad quiere preservar la actividad cultural, económica y deportiva. El mundo nos mira, hay muchas ciudades españolas y europeas que han preguntado por la experiencia y que hoy estaran pendientes del resultado".

Tras analizar los datos en colaboración con el servicio de Vigilancia Epidemiológica del Departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña, se ha concluido que los casos detectados suponen una incidencia acumulada con el análisis de datos a 14 de abril de 2021 de 130,7 casos por 100.000 habitantes. La incidencia acumulada en la población de la ciudad de Barcelona en el mismo grupo de edad y misma fecha fue de 259,5 casos por 100.000 habitantes.

Como decimos, según los investigadores, estas cifras no sugieren que la asistencia al concierto tuviera ningún impacto en la transmisión de la COVID-19. El Dr. Josep Maria Llibre remarca que “el análisis de los datos indica que un concierto de música en vivo en un recinto cerrado al que asistan 5.000 personas, con las medidas de cribaje previo con tests de antígenos, mascarillas y ventilación, es una actividad segura”. Así pues, estos resultados permiten afirmar que el concierto del Palau Sant Jordi no ha constituido un evento de súper transmisión de la COVID-19, tal como hasta día de hoy se habían catalogado este tipo de eventos en recintos interiores y con una afluencia masiva de público.

El Dr. Bonaventura Clotet, presidente de la Fundación, ha puesto en valor la colaboración entre instituciones públicas, centros de salud y la dirección de los festivales de música que conforman la asociación “Festivals per la Cultura Segura” para avanzar en la seguridad de los eventos de la mano de la ciencia.

Desde la Asociación de Promotores Musicales se recuerda que el concierto de Love of Lesbian es la segunda prueba realizada para una futura reapertura de los conciertos de la música en vivo y muchos otros eventos: "Se ha seguido el mismo protocolo que en el primer concierto en la Sala Apolo el pasado invierno. Un cribaje con los tests de antígenos el mismo día del concierto, el uso de mascarillas ffp2, el recambio de aire en la sala, puntos de dispensación de gel hidroalchólico, medidas para evitar posibles colas en sitios cerrados, como en los baños, y personal de seguridad".

El mensaje de Love of Lesbian

En una carta abierta el grupo felicita a la organización del evento mientras espera que todo continúe mejorando:

"Queridas y queridos. Después de conocer los excelentes resultados del concierto en el Palau Sant Jordi del pasado 27 de Marzo queremos felicitar, en primer lugar, a los organizadores y asesores científicos que creyeron en este proyecto desde sus albores. Durante los meses previos una multitud de personas trabajaron en equipo para diseñar un protocolo a partir del cual, aquellas 5.000 personas que asistieron pudieron revivir un par de horas más semejantes posible a aquel pasado que ahora tanto añoramos. Creemos de todo corazón que aquel día se estableció un libro de estilo acerca de cómo organizar eventos en estos tiempos. Tal fue la sensación de que estábamos en buenas manos que nuestra banda decidió formar parte de este ensayo clínico- Sabíamos que, de algún modo, éramos la cabeza visible de todo el proyecto. Como no podía ser de otro modo, situarnos en la proa de este barco, provocó que durante los primeros días recibiéramos todo tipo de oleajes. Sin embargo, algo en nuestro fuero interior nos gritaba que teníamos que dar el paso.

Y el paso se dio.

Esperamos que, a partir de ahora, después de estos excelentes resultados, el mundo de la cultura sea escuchado como merece, porque somos fuente de riqueza en muchos sentidos. Por enésima vez se ha demostrado que la cultura es segura. Obremos, pues, con prudencia, pero también en consecuencia. Se puede ser valiente cuando hay garantías, porque esto es lo que diferencia la valentía de la inconsciencia. Los datos han dado la razón.

Desde aquí queremos agradecer a todas las personas y entidades implicadas en el concierto del Palau Sant Jordi, a las bandas y músicos que nos enviaron mensajes de ánimo y, por encima de todo, al maravilloso público que comprendió que ellos también representaban a todos los consumidores culturales del país, y se comportaron a la altura de las circunstancias.

Orgullosos y felices, recibid un saludo musical".

Un futuro incierto

Diversos sectores como la propia Asociación de Promotores Musicales advierten de que "Sin embargo, cabe destacar que el futuro de los eventos en vivo aún está en proceso. Es un camino que empezó en el concierto piloto de Apolo y que se necesitará de otras pruebas para determinar cómo deberían ser a partir de ahora los eventos presenciales. La metodología utilizada es aún demasiada compleja y económicamente inviable, según se ha explicado en la rueda de prensa, pero también se ha destacado que una buena colaboración con las autoridades e instituciones permitirá que se realicen eventos de gran aforo este verano".

La cita de Barcelona



Se ha remarcado que durante el concierto fue obligatorio el uso de mascarilla facial FFP2 y la ventilación del recinto fue optimizada de acuerdo con la normativa vigente. Además, se gestionó el flujo de personas dentro del recinto, en la zona de WC y de restauración, y los asistentes se ubicaron en tres zonas separadas y no comunicadas. El público pudo cantar y bailar, y no se exigió guardar distancia física.

Se concluye también por parte de la organización que el cumplimiento de estas medidas por parte de los asistentes fue escrupuloso durante todo el concierto.

Puede interesar también:

'Alerta Roja Eventos' suma un amplio apoyo de artistas, intérpretes y trabajadores del sector de la música

CADENA 100