El aguacate, aliado del medio ambiente

Una molécula de esta planta constituye un sustituto de los residuos plásticos
Aguacate

 

Raquel Castejón

Raquel Castejón

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 1’

Cada año, más de ocho millones de toneladas de plástico son vertidas intencionadamente o de forma accidental en los océanos. Además, según la revista Sciencecada segundo que pasa, 250 kilos de residuos plásticos acaban en el mar
Es por ello que cada vez son más las empresas que incluyen en su cultura corporativa programas de sostenibilidad medioambiental pues, según una predicción, a este ritmo en 2050 habría más plásticos que peces en el agua

Debido a esto, una compañía mexicana lleva desde 2012 reutilizando la semilla del aguacate para obtener productos de plástico biodegradable, año en el que descubrieron que de dicha semilla se podía extraer una molécula y se podía convertir en plástico orgánico. Además de las ventajas asociadas a este material, su degradación produce gases que a su vez transforman en energía renovable.  

Entre las aplicaciones del nuevo plástico a partir de la semilla del aguacate, destaca la fabricación de pajitas pues, a pesar de su pequeño tamaño, son uno de los agentes más contaminantes en las áreas de costa. Además, es preciso tener en cuenta que su vida útil es muy corta, en relación con la cantidad de años que tardan en descomponerse. Estas, aunque mantienen el aspecto de las pajitas convencionales, se desintegran de forma natural y no constituyen un producto desechable. 
 

medioambiente

 


Esta iniciativa es obra de Scott Munguía, un ingeniero químico mexicano que, durante su estancia en la universidad, dio con el polímero a partir del cual producir este plástico biodegradable. 
El proyecto, pues, se materializaba en 2015 con la fundación de la compañía Biofase, que comercializa estas pajitas, además de cubiertos que se degradan en 240 días, a cadenas de supermercados ubicados en México, Estados Unidos, Suecia, Centro América y Canadá. 

Esperemos que Europa siga el ejemplo de tan buena iniciativa y que, con el tiempo, desaparezcan definitivamente los plásticos contaminantes.