Escucha aquí 'Pinocho' contado por Luz García de Burgos

Nuestros compañeros se convierten en cuentacuentos en este confinamiento para entretener a grandes y pequeños con bonitos cuentos

audio

Escucha aquí 'Pinocho' contado por Luz García de Burgos

Pulsa para reproducir el audio

 

  • Luz García de Burgos

Tiempo de lectura: 2’

Recuerdo perfectamente siendo pequeña aquellas noches eternas en las que nos metían en la cama, a mi hermana Carmen y a mi, y nos apagaban la luz esperando que nuestros ojos se cerrarán al instante. Después de una tarde llena de correteos, juegos y azúcar, era casi imposible bajar el ritmo cardíaco en menos de 30 minutos. 

Dábamos vueltas y vueltas, intentábamos esforzarnos por cerrar los ojos y dejar la mente en blanco, pero pronto oía a mi hermana moviéndose sin parar y entonces llegaba un “¿aún estás despierta?” y ahí volvía el jolgorio. Jolgorio que pronto daba paso al sonido de una puerta abriéndose y un hilo de luz entrando por ella. Era mamá… en silencio. Mucho peor que cuando gritaba… jajajaja

 Parecía que esas noches difíciles no iban a terminar nunca para mis padres… hasta que llegaron los cuentos. Sí, claro que ya leíamos cuentos… pero siempre lo hacíamos como parte del entretenimiento diurno; para estar tranquilas un rato, para ver los dibujos, aprender palabras… pero pronto mi padre, Eduardo, pensó que lo mismo en lugar de déjanos a la “intemperie” esperando que cayéramos rendidas… contarnos estos cuentos haría que pasáramos más tiempo con él, y también que fuera el último en darnos un beso al final del día. 

 Y así llegó a nuestras noches Pinocho. tengo que reconocer que me costó algún tiempo saber exactamente de qué iba el cuento; en primer lugar porque mi padre, cada vez que a Pinocho le crecía la nariz… él nos la cogía y ¡se la quedaba en la mano!… ¡entre tantas risas y nerviosismo era difícil seguir la historia!. Y la segunda razón es que, cuando esos nervios pasaban, la voz firme y tierna de mi padre, nos daba esa calma que hacía que los ojos se cerraran solos… y soñáramos con los angelitos. Gracias papá. Gracias Pinocho.

Participa en #CuentosEnCADENA100 y envíanos tu dibujo 

Además para entretener otro rato a los más pequeños también te proponemos que nos mandes un dibujo. Sí, un dibujo sobre este cuento para que entre todos hagamos una bonita galería. Puedes subir tu dibujo directamente aquí, mandarlo a participa@cadena100.es o subirlo a redes sociales con el hashtag #CuentosEnCADENA100. Entre todos elegiré uno para enviarle un bonito detalle de CADENA 100.

Mucho ánimo, mucha fuerza y a seguir soñando como un niño que eso nunca lo podemos perder. ¡¡Nos queda un día menos y tú has conocido un cuento más!!

CADENA 100