¡Buenas noches! Soy Almudena Navarro.

¿Quién no ha querido alguna vez en su vida tener en sus manos una de las estatuillas más importantes del mundo del cine? Está claro que más de uno se moriría por tener una foto sosteniendo un Oscar.

Pues parece ser que eso mismo, alguien se lo ha tomado al pie de la letra. Lo curioso del tema es que un infiltrado, no tomó una estatuilla prestada para tomar una foto sino que robó el Oscar de la ganadora a mejor actriz, Frances Macdormand.

El hombre, llamado Terry Bryant y de 47 años de edad, iba vestido de esmoquin. El susodicho, se coló en la fiesta posterior a la gala de los Oscars.

Por lo visto, en un descuido de la actriz, pudo sustraer el Oscar de la ganadora e, incluso, colgó un vídeo del momento. En las imágenes aparece diciendo: "Mira qué tengo. Es mío".

Lo que no está claro, es cómo pudo entrar Bryant en la fiesta, pero la policía ha informado de que tenía una entrada propia. Tampoco está claro cómo el hombre consiguió robar la estatuilla ni cómo logró recuperarla.

Lo mejor de la historia es que tuvo un final feliz: el hombre fue arrestado y según el representante de la actriz: "Frances y Oscar se reunieron felizmente y disfrutaron de una hamburguesa juntos".

Es decir, la actriz celebró su reencuentro con su preciado premio, difrutando de una hamburguesa doble de queso en un restaurante de una conocida cadena de comida rápida.

Como curiosidad, debo mencionar que no es la primera vez que roban un Oscar. En el año 2000, dos personas sustrajeron un envío de 55 estatuillas antes de que comenzase la ceremonia de los Oscar. A los pocos días, la Academia logró recuperar 52 de esos trofeos en la basura.

 Un abrazo y Happy Hour en CADENA 100.

El Oscar robado