La emocionante historia que se esconde detrás de la canción ganadora de Eurovisión

Duncan Laurence narra en "Arcade" el sufrimiento provocado por la pérdida prematura de un amor
El representante de Holanda, Duncan Laurence, el favorito del certamen, ha hecho llorar al público con ‘Arcade

El representante de Holanda, Duncan Laurence, el favorito del certamen, ha hecho llorar al público con ‘Arcade’. 

  • EFE
CADENA 100

Coordinador digital

Tiempo de lectura: 2’

El neerlandés Duncan Laurence ha ganado este sábado el festival de Eurovisión con la canción "Arcade". La expresividad de su letra y la fuerte carga sentimental ha enamorado al público europeo. Desde su lanzamiento en el mes de marzo, la canción se había convertido en la opción favorita en las casas de apuestas. 

Lo que muchos no saben todavía es que la canción se basa en una experiencia personal de Duncan. Un suceso del pasado que ha marcado su vida y que ahora ha querido rescatar de sus recuerdos. El participante de 'La Voz' Holanda escribió el tema con la ayuda de los compositores Joel Sjöö y Wouter Hardy. "Arcade" habla de la misión de buscar el amor de tu vida, una esperanza que Duncan dice que a veces es "inalcanzable". "Quería hablar sobre historias conmovedoras que emocionaran a la gente, de mi propia vida o la de alguien. Finalmente, me inspiré en la historia de un ser querido que murió a una edad temprana. Decidí llamar a la canción 'Arcade'". ha contado. Todo parece apuntar a que esa persona sería el primer amor de Duncan, que falleció muy joven a causa de una enfermedad. 

La canción utiliza la metáfora de las máquinas recreativas de videojuegos para definir el amor, que él trata como un "juego perdido". Duncan compara la adicción a los videojuegos como algo similar a la adicción al amor ("Gasté todo el amor que guardé, siempre fuimos un juego perdedor, un chico de ciudad pequeña en una gran sala de juegos, me hice adicto a un juego de perdedores").

La primera estrofa describe también los sentimientos de desesperanza que provienen de un amor perdido: "Un corazón roto es todo lo que queda, todavía estoy tapando todas las grietas. Perdí un par de piezas cuando la llevaba hasta casa" . Sin embargo, a medida que la canción avanza, Duncan se presenta a sí mismo como el autor de su propia angustia: "Vi el final antes de que comenzara", y pese a todo decidió seguir adelante. Como él canta: "No necesito tus juegos, juego terminado, sácame de esta montaña rusa".

Duncan, además, se refugió en la música para superar el acoso escolar que sufrió de niño. "Mi niñez no fue fácil. La música era un lugar a salvo para mí, un lugar donde me encontraba seguro y donde podría expresar mis emociones", ha contado. 

CADENA 100