La petición de matrimonio de dos linieres que conquista al mundo del deporte

Justo antes de comenzar el partido, bajo la atenta mirada de todos los presentes, un árbitro de linea se arrodilló para pedir matrimonio a su compañera

Bárbara Castro

Tiempo de lectura: 2’

Las plataformas de vídeo están llenas de grabaciones que muestran cómo las parejas se prometen, cómo se hinca la rodilla y, finalmente, cómo el anillo acaba en el dedo anular. Podemos encontrar peticiones de matrimonio de película, en grandes parajes naturales, en cines, en parques de atracciones, etc. Hay un gran esfuerzo detrás y, muchas personas, ven esos vídeos y elevan sus espectativas casi hasta el cielo. Por ello, hoy en día es más difícil que nunca sorprender y ser original, aunque siempre se puede encontrar el modo

Uno de estos preciosos momentos se ha podido vivir en un partido de cuarta división en Rumanía. Antes de comenzar el enfrentamiento entre los equipos del Oradea y el Diosig, sucedió algo totalmente inesperado: un juez de línea le pidió matrimonio a su compañera linier.

Tiene que ser complicado ejercer de árbitro, aguantando las presiones de los jugadores, los insultos de las gradas y la inconformidad mostrada en los medios de comunicación. Sin embargo, en este ambiente de tensión surgió el amor entre Marius Matica y Gyorgi Duma.

En el calentamiento previo, el trío arbitral se encontraba en el cesped preparados para sacar la fotografía oficial. Marius aprovechó este momento para dejar su bandera en el suelo, sacar una cajita de su bolsillo y arrodillarse delante de su novia. Todos los asistentes estallaron en gritos y aplausos, aunque los jugadores se mostraron más contenidos, aplaudiendo y siguendo con sus estiramientos. Además, para completar la pedida, unos aficionados que se ubicaban en una zona al fondo de las gradas levantaron unas pancartas que formaban el mensaje: "vrei sa fii sotia mea?" (¿quieres ser mi esposa?). Por su parte, Duma se echó las manos a la cara, totalmente emocionada y sin esperarse lo que estaba ocurriendo. Abrazó a su pareja y, finalmente, puso su mano en posición para que Marius pudiese colocarle el anillo y empezar el partido

 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.