Sanidad lanza un aviso: no te pases con las cabezas de las gambas

Si hay gambas en tu mesa, evita chupar cabezas, ¡contienen un metal que puede ser peligroso!

audio

¿Por qué aconsejan no chupar las cabezas de las gambas?

Pulsa para reproducir el audio

 

  • Dani Acevedo

Tiempo de lectura: 1’

Este año si en tu cena de Navidad hay gambas, cigalas, carabineros y otros crustáceos... ¡no chupes la cabeza! O, al menos, eso te aconseja la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición que depende del Ministerio de Sanidad. ¿Y por qué debemos evitar este placer este año? El culpable de esto es el cadmio, un metal pesado que está en el medioambiente y que estos animales lo absorben en su cuerpo.

Este metal se transporta fácilmente a través del agua y también a través del viento, es resistente, está en el agua marina y contamina la carne oscura de estos crustáceos (que está en la cabeza, por norma general). En principio, deberíamos tomar enormes cantidades de cadmio para que afecte gravemente a nuestro organismo. El riñón es el principal afectado por este metal ya que se acumula ahí entre 10 y 30 años. Esto puede producir fallos renales y según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, puede tener agentes cancerígenos. 

Esta Navidad, evita el exceso de 'cabeza de gamba'

A pesar de que también se acumula este metal en la parte 'blanca' de los crustáceos, es en la cabeza donde hay más cantidad de cadmio. Es por esto que la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición ha alertado acerca de estos metales ya que en estas fiestas aumenta el consumo de crustáceos y mariscos, en los que está presente en mayor medida. 

No debe ser esto un aviso alarmante pero sí que debe servir para que, si hay gambas o crustáceos en nuestra mesa, no nos pasemos con un consumo excesivo de la parte de la cabeza. 

CADENA 100