Alejandro Sanz participa en el documental "La quimio jugando se pasa volando" por los niños con cáncer

El artista se encarga de narrar este documental, una emotiva mirada a la gran labor de recuperación de niños y niñas que están tratamiento
ctv-wmw-ps docu juegaterapia
CADENA 100

Community Manager CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

¿Alguna vez has pensado en lo beneficios que puede puede aportar un videojuego para un niño enfermo? ¿Sabías que jugar, y por tanto distraerse, disminuye su sensación de dolor? Estas y otras preguntas tienen respuesta por parte de expertos, voces conocidas y también de los propios niños y sus familiares en este documental.

Bajo la premisa “Jugar también cura”, el documental muestra cómo recibir una consola de videojuegos al ser ingresados los niños consiguen que su percepción del tiempo se reduzca, sus horas de quimioterapia se convierten en minutos y su estado de ánimo cambia en positivo pese a sus circunstancias. El objetivo es que consiguen divertirse en una situación tan dura como la que están padeciendo.

"La quimio jugando se pasa volando" es una iniciativa de la fundación Juegaterapia, que cuenta con la colaboración del Alejandro Sanz, artista muy involucrado con esta organización, que se encarga de narrar esta historia basada en un estudio pionero realizado con veinte niños ingresados en el servicio de hemato-oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid durante los años 2016 y 2017:



A través de este documental se pretende concienciar a la sociedad del beneficio que tiene el uso de los videojuegos para los niños enfermos de cáncer, que redescubren sus ganas de ganar, ya que una partida jugada es una partida ganada si el día pasa sin dolor. Cuenta con el respaldo de un estudio científico llevado a cabo por la fundación Juegaterapia que demuestra que los pacientes pediátricos oncológicos con mucositis post-quimioterapia, una de las consecuencias más dolorosas de todo el tratamiento, sienten menos dolor cuando juegan con videojuegos.

En dicha investigación se consta una disminución del 20% en la administración de morfina en estos niños y un aumento del 14% del tono parasimpático, responsable en gran medida de la recuperación del organismo, favoreciendo su curación. Los resultados de este estudio sugieren que los videojuegos podrían incluirse como analgésicos no farmacológicos en las mucositis oncológicas pediátricas y formar parte, por tanto, del protocolo de atención sanitaria a estos pacientes.

"La quimio jugando se pasa volando" es un contenido único, emocional y con un objetivo claro, mostrar a la sociedad una realidad que, por desgracia, muchas familias sufren y en la que todos podemos poner nuestro granito de arena. El documental está disponible en abierto en los canales de YouTube y Twitch de PlayStation España hasta las 18:00 horas de hoy y también para los suscriptores de Filmin y Prime Video. ¡No va a dejarte indiferente!



Juegaterapia y sus objetivos por los niños

Juegaterapia es una organización que nació en la primavera de 2010 cuando su fundadora le regaló una consola a un niño que estaba recibiendo tratamiento de quimioterapia en el hospital, comprobando cómo el pequeño se animaba y afrontaba su enfermedad con una sonrisa. Desde entonces han podido comprobar diariamente los beneficios que el juego tiene en los niños hospitalizados. Al estar fuera de casa, alejados de los suyos y en un entorno desconocido, la experiencia hospitalaria les intimida y es ahí donde entra el papel de los videojuegos, que se convierten en un medio fundamental para conectarles con el mundo y hacer que se olvide de dónde están, al menos durante el tiempo que dure la partida.

Juegaterapia recibe cada día donaciones desinteresadas de consolas y videojuegos por parte de particulares y particulares, que se derivan a las áreas pediátricas de diferentes hospitales. Cada equipo lleva una etiqueta con los datos del donante para que el niño que lo reciba pueda mandarle un mensaje de agradecimiento si así lo desea.

También se encargan de remodelar los espacios grises e inutilizados de las azoteas de los hospitales para convertirlos en preciosos espacios para poder jugar. Parte de este proyecto puede verse reflejado, por ejemplo, en el jardín del Hospital Universitario La Paz, del Hospital 12 de Octubre de Madrid o del Hospital La Fe de Valencia para que todos los niños ingresados puedan jugar, frente a una pantalla o bajo los rayos del Sol.

También te puede interesar...

CADENA 100