Números musicales en la historia de los Goya

A falta de estatuillas doradas y presupuestos descomunales, nuestra gala nos deja cada año estos momentos únicos marcados por el humor o la emoción...
Cine

 

Raquel Castejón

Raquel Castejón

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 1’

Hay quien nunca elegiría una película española antes que una superproducción americana y, la verdad, no se entiende. En nuestro país tenemos buena materia prima, ideas geniales y mejor disposición y, aunque no podamos competir con Hollywood, nuestra gala de los Goya tiene su propio encanto; prueba de ello son algunos de los mejores números musicales que nos han dejado anteriores ediciones de esta gran fiesta del cine, que volverá a celebrarse este sábado.

 

1997

En la undécima edición de los Goya, Miguel Bosé y Ana Belén nos regalaban un número musical con baile especial incluido. Interpretaron Tómbola,  el clásico de Marisol, en una gala presentada por Carmen Maura y Juanjo Puigcorbé. Lo que se dice un buen reparto.



2001

Qué buen momento pasamos con aquel El cine puede ser maravilloso a cargo de Loles León, Concha Velasco y María Barranco, junto a Imanol Arias, Pablo Carbonell y José Coronado, todos ellos presentadores de la gala. Entre ellos y los bailarines, el espectáculo fue uno de los mejores momentos de la noche.
 


 2007

En toda fiesta siempre hay un hueco para la nostalgia. Este In Memoriam de Estrella Morente fue especialmente emotivo; un homenaje a los fallecidos Joaquim Jordá, Eduardo Minogna, Rocío Jurado, Rocío Dúrcal o José Antonio Nieves Conde, entre otros, en una gala presentada por José Corbacho.
 


2011

Nuestros premios celebraban sus bodas de plata. Uno de los momentos de la noche -mejor o peor- fue la versión a modo de parodia de "No dudaría" de Antonio Flores por Luis Tosar, Asier Etxeandia, Paco León, Hugo Silva y Fernando Guillén Cuervo.
 


2016

Los 30 años de los Goya también fueron una edición especial, que tuvo a Dani Rovira como presentador. Su actuación musical incluyó magia, guiños a los Oscar y grandes bailarines que arroparon al cómico en la difícil tarea que supone ser el alma de estos premios.
 


Con tantas ediciones a nuestra espalda, cada vez es más difícil ser original y superarse pero, para eso estamos...

Y que no nos cuenten películas; los Goya no son ninguna copia barata de los Oscar.

¡Hasta el sábado!

Artistas relacionados

Relacionados