En la ciudad de Houston, Estados Unidos, estaba a punto de suceder lo que ahora, por desgracia, se está convirtiendo en algo muy habitual: El cierre de otro negocio. Es una lástima pero cada día son menos los empresarios que mantienen a flote su pequeño establecimiento, ese en el cual han dedicado toda su vida. Pero no, esta vez no acaba así la historia...

Un negocio abocado al cierre por el descenso del índice de ventas de manera drástica, estaba a punto de darse por vencido pero fue entonces cuando una chica de tan sólo 18 años, publicó un tweet en el que hablaba de la panadería de su padre y pedía una mínima difusión del mensaje. El tweet decía lo siguiente: " Hola a todos. Mi papá tiene una pequeña panaderia-restaurante. Él mismo hornea el pan. Ha estado pensando en cerrar el negocio pero yo no puedo permitir que eso suceda. Corran la voz: Un retuit podría significar la llegada de un nuevo cliente potencial".


panadero

A partir de ese momento, la publicación logró tal difusión que llegó a alcanzar más de 60.000 Retweets y más de 50.000 "Me Gusta". Ahora, la panadería rebosa alegría gracias a los vecinos que se acercan para volver a dar vida a lo que estuvo a punto de apagarse, y también, por supuesto, al gran poder de las redes sociales.

¡Un besote! Alba Vizcaíno.