La merienda, esa gran olvidada. Siempre la relacionamos con los escolares. Sin embargo supone un aporte nutritivo durante un largo intervalo de tiempo que va desde la comida a la cena.

Garantiza el mantenimiento constante de glucosa en sangre y evita el consumo de las reservas propias del organismo. Deb representar el 15% del aporte energético total diario

Según las etapas:

  • Niños y adolescentes: la merienda está especialmente aconsejada en niños y adolescentes. En España, la merienda de los escolares se compone mayoritariamente de bocadillo (65%), bollería (20%), pan con chocolate (20%), yogur y fruta (20%)
  • Embarazadas y madres lactantes: cobra especial protagonismo en este caso pues las necesidades nutricionales se ven aumentadas.
  • Ancianos: proporciona una manera óptima de facilitar al organismo los nutrientes que necesita sin que el aparato digestivo deba llevar a cabo digestiones lentas y pesadas

La merienda ideal

  • Leche o derivados, fruta y cereales 
  • debe incluir alimentos variados, ricos en nutrientes. Se recomienda moderar el consumo de alimentos excesivamente calóricos o ricos en grasas saturadas y azúcares
  • Una opción saludable puede ser un combinado de alimentos representativos de estos tres grupos, por ejemplo, un vaso de leche acompañado de una fruta o cereales, pan con chocolate y una fruta. O bien, también resulta muy aconsejable tomar un yogur y frutos secos o un bocadillo de jamón o queso.

Ventajas de la merienda

  • supone un paréntesis y una recarga de energía necesaria para continuar la jornada o para emprender una serie de actividades que requieren un esfuerzo psíquico y/o físico (es el caso de las actividades extraescolares realizadas por niños y adolescentes, por ejemplo)
  • Una merienda adecuada ayuda a controlar el sobrepeso calmando el apetito y no atiborrándose en la cena. Además, evita "picar" entre horaS

meri

Comparte esta noticia y coméntala en nuestro Facebook Twitter