Es uno de los temas clave de David Otero que, según cuenta, "es la canción que hemos tocado en casi todos los conciertos a guitarra y voz, y que en La Riviera sonó con toda la energía de la banda".

David ha realizado en 2017 más de 50 directos y en Madrid se colgó el cartel de no quedan entradas en sus dos conciertos. A esta ciudad le siguieron otras como Valencia, Alicante o Albacete. Memorables fueron también los viajes al otro lado del mar, con shows en México, Argentina y Chile. 

Aquí está el vídeo de Madrid: