De hecho, quiere que represente la gran variedad de sus estilos musicales: desde la feroz imaginería a la Road Warrior de “Petrol Head”, pasando por el himno “50,000” y llegando al áspero y guitarrero primer single, “I Can’t Stop Thinking About You.”

El álbum grabado con los colaboradores de siempre de Sting, Dominic Miller (guitarra) y Vinnie Colaiuta (batería), incluye contribuciones del batería Josh Freese (Nine Inch Nails, Guns n’ Roses), del guitarrista Lyle Workman y de The Last Bandoleros, una banda de Tex-Mex de San Antonio. Alimentado por una oleada de inspiración, 57th & 9th surgió de forma impulsiva, completándose las sesiones de grabación en pocas semanas.

Sting incide en que si hay un tema que se trate en las letras de 57th & 9th, esa sensación de viaje y movimiento: …”Trata sobre buscar y viajar, el camino, ese tirón de lo desconocido…Sting.

Este disco al final es energético y ruidoso, pero a la vez meditado, más evidente en la autobiográfica “Heading South On The Great North Road” y en “Inshallah”, un relato en primera persona de la crisis global de los refugiados, compuesta desde un punto de vista humanitario.

El álbum producido por Martin Kierszenbaum, toma su nombre de la calle de Manhattan por cuya esquina cruzaba todas las mañanas Sting camino del estudio en Hell’s Kitchen donde se han hecho las grabaciones.