El 'vamping', un trastorno que casi todos padecemos e, inconscientemente, obviamos

Aunque suele afectar en su mayor medida a los adolescentes, también muchos adultos se han visto en esta situación más de una vez
Qué es el vamping y como nos afecta

cordon press

Tiempo de lectura: 3’

Hoy en día, los aparatos y dispositivos electrónicos funcionan casi como una extensión de nosotros mismos. Aunque pueden ser utilizadas como herramientas de trabajo, también son adictivos, y suponen un peligro real para nuestra salud. Una de las consecuencias más negativas es el vamping, un trastorno que afecta directamente a nuestro descanso.

¿Qué es?

Aunque suene muy exótico, es una mezcla en inglés de vampire (vampiro) y texting (acción de enviar mensajes a través de aparatos electrónicos). Básicamente, se traduce como la interferencia de los dispositivos electrónicos en nuestra conciliación del sueño.

Según los expertos, “el uso de móviles, iPads y demás aparatos electrónicos poco antes de irse a dormir afecta a la glándula pineal, una pequeña parte del cerebro encargada de producir melatonina, la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia. La luz, incluso una luz pequeña, como la de un despertador o la del piloto de una pantalla de televisión, pueden alterarla y, si se altera, nos cuesta conciliar el sueño y dormimos poco y mal”.

No podemos negar la evidencia. “Se trata de algo muy novedoso sobre el que todavía no hay estudios científicos de solvencia que nos aporten una cifra relativa a la incidencia de este problema. Pero es evidente que esta patología existe y no es un invento”, explica Eduard Estivill, director de la Clínica del Sueño Estivill y de la Unidad del Sueño del Hospital de Catalunya, a la revista ELLE.

¿A quiénes afecta?

Aunque afecta especialmente a los adolescentes, cada vez hay más adultos que desarrollan esa dependencia del móvil. “Una gran mayoría de jóvenes están enganchados al móvil, y lo usan de noche porque los padres no les molestan”, afirma el doctor Estivill, y añade que "los adultos que practican vamping son aquellos que están muy enganchados al móvil y muestran una alta dependencia”. El problema con los adultos radica en que muchas veces es más complicado que estos reconozcan que están teniendo un problema de adicción. “Todos te dirán que no están enganchados al móvil, pero si les dices que lo dejen en casa un día, no pueden resistirlo”, añade el doctor.

Qué es el vamping y como nos afecta

cordon press

¿Qué consecuencias tiene el vamping en nuestra salud?

  • Reducción de horas de sueño: El resultado más inmediato del vamping es la reducción de horas de sueño. “La privación crónica de sueño hace que tengamos una mayor somnolencia durante el día, más irritabilidad y mal humor, así como una peor conexión con el entorno. En el caso de los niños y adolescentes, se ha podido comprobar que aumenta el fracaso escolar y produce un aislamiento social del mundo que les rodea”, asegura el Dr. Estivill.
  • Riesgo de obesidad y diabetes: Pero ahí no acaba todo, la desrregulación hormonal que provoca el vamping comporta, además, un aumento del riesgo de obesidad o diabetes, ya que puede afectar a la regulación de la insulina. La explicación: “La melatonina se encarga de regular nuestra señal de saciedad. Debido a la práctica del vamping, aumentan los neuropéptidos que simulan el apetito y disminuyen la de los que mandan la señal de saciedad”, según la doctora María Jesús Alija Merillas, endocrinóloga pediátrica.

¿Cómo podemos ponerle freno?

Hoy en día, la reducción de los dispositivos móviles es muy difícil, porque son algo que tenemos que utilizar sí o si: para el trabajo, la universidad, para quedar con amigos, etc. Por tanto, aunque limitar el uso de los móviles sería la forma más efectiva de reducir el vamping, es algo casi imposible. Sin embargo, existen una serie de sencillas recomendaciones cuyo objetivo es promover un uso más responsable de la tecnología y adquirir unos mejores hábitos de sueño:

  • Utiliza luz tenue y suave en el dormitorio.
  • Practica la lectura o la charla en familia antes de irte a la cama.
  • Utiliza filtros para la luz azul de las pantallas, ya sea con gafas que dispongan de estos filtros o mediante algún software de los dispositivos.
  • Evita el uso de teléfonos móviles durante las reuniones sociales. Y, en general, limita el uso de dispositivos electrónicos y pantallas como mínimo un par de horas antes de ir a dormir. Ver la televisión también se considera vamping.
  • Deja el móvil fuera de la habitación y limita al máximo la presencia de los aparatos electrónicos en el dormitorio. El brillo de las pantallas y las señales de recepción de mensajes o llamadas pueden alterar el sueño.
  • Y, sobre todo, da ejemplo: “evidentemente el ejemplo de unos padres que enseguida sacan el móvil con la excusa de ver las noticias o que es algo de trabajo no ayuda”, apunta el Dr. Estivill.

También te puede interesar...

Tres consejos para realizar ejercicio en la calle de forma segura durante el desconfinamiento

Relacionados

CADENA 100