El 'sustazo' de María Castro con sus dos hijas en pleno vuelo: “¿Y si nos pasaba algo?”

María Castro ha relatado en su Instagram el enorme susto que se ha llevado con sus dos hijas en el avión tras un aterrizaje de infarto
ctv-kgy-maria-castro-hijas
Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 3’

María Castro es muy transparente y relata su día a día en su cuenta de Instagram a sus más de 700 mil seguidores, que aumentan por momentos ya que sus relatos son de lo más reales. La actriz da voz a cientos de padres y madres que viven en primera persona sus mismas aventuras y se sienten identificados con ella, por eso es ahora mismo una de las mamis más influyentes en las redes sociales. Y esta vez le ha tocado relatar algo no tan bonito pero que por suerte ha acabado con final feliz.

La intérprete se ha embarcado en un vuelo con destino Vigo, su ciudad natal, para pasar las navidades con su familia. Junto a sus dos hijas, de 5 y 1 año, se ha atrevido a volar con ellas y se ha llevado un enorme susto durante el aterrizaje que le ha hecho replantearse muchas cosas y que le llevó a pensar en su marido, José Manuel Villalba, que en este caso no viajaba con ellas. Y es que más que nunca, María ha celebrado eso de “vuelve, a casa vuelve por Navidad”, porque pensaba que no lo haría después de este turbulento vuelo.

El enorme susto de María Castro con sus hijas

“El periplo de viaje ya de entrada, era importante, al menos lo que yo me había montado en la cabeza”, ha comenzado diciendo María Castro. y es que en este caso tenía que coger dos vuelos con sus dos hijas y sin su marido. Sin silla de paseo, corriendo con las dos y en unas horas en las que a su hija pequeña, que es muy ‘movidita’, le tocaba comer. “Igual a algunos les parecerá una “chorrada” todo esto… pero igual también es que no tienen hij@s, o que los suy@s son más tranquil@s que l@s nuestras jajajaja… que hay niñ@s y niñ@s!!!”, ha expresado. Pero en un acto de valor, se fue con las dos a esta aventura.

Somos de que se “adapten” en la medida que se pueda a los planes… que vean mundo, que prueben, que experimenten… Al final, como siempre, ellas o la experiencia me sorprende…. Maia ejerciendo de hermana mayor y de la mejor compañera de viaje… Y todo fue sobre ruedas (o sobre alas)…”, ha expresado, dejando claro que el primer vuelo fue de maravilla, y que el segundo empezó bien pero que cuando llegó el momento de aterrizar, vio su vida pasar. “A un metro de tocar Vigo y después de muchísimo meneo, los motores del avión vuelven a rugir y con un impulso violento, otra vez despegamos hacia algún lugar… ¿Dónde? No lo sé. ¿Por qué? Tampoco lo sabía, porque no suelen dar muchas explicaciones cuando hay caos. ¿Hasta cuándo? Ni idea tampoco”, ha continuado.




“No podía parar de pensar en Jose”

Su hija mayor, Maia, intuyó que algo pasaba pero que no iba a tener una respuesta, así que le dio la mano sin decir nada y “se dedicó a mirar al frente, expectante, aunque también con un pequeño mareo, que también le dio a la propia María Castro pero sin querer hacer caso a su cuerpo. “Abro el aire, recuesto ligeramente a Maia, le acaricio la cabeza tratando de que se duerma, para que se le pase más rápido y el mareo se esfume, a Olivia le “casco” dibujitos del móvil, que en esos momentos lo que sea con tal de “sobrevivir”… nunca mejor dicho. Y yo,¡aguanto las lágrimas como puedo!”, ha relatado. Y es que, aunque haya volado tanto, nunca lo había hecho con sus hijas. “No podía parar de pensar en Jose. ¿Y si nos pasaba algo? ¿Y si todas las complicaciones que pensé a priori en el viaje, se quedaban en nada al lado de lo que podía pasar…?”, ha dicho refiriéndose a su marido y padre de sus hijas. “Son tan pequeñas… y yo me sentí tan pequeña también… Pero al final, en un segundo intento de aterrizaje, que no olvidaré nunca… porque madre de Dios! Lo conseguimos!!!!! Aplauso y ovación de todos los pasajeros. Temblor de piernas oculto por mi parte. Y abrazo inmenso a las dos, cual mamá gallina, siendo solo una durante unos instantes. ¡Qué miedo! ¡Ojalá fuese una inocentada, pero no! El día 28 de diciembre es mañana”, ha concluido.

También te puede interesar...

María Castro habla sin filtros sobre el fin de la lactancia materna con su hija: “No he sido capaz”

La sincera reflexión de María Castro tras cumplir 40 años: “Bloqueada, abrumada o impresionada”

CADENA 100