El relato viral de una chica daltónica que explica su 'complicado' trabajo: "Me daba mucha vergüenza"

La historia de una usuaria con daltonismo ha arrasado en Twitter. Ella es diseñadora digital y así ha explicado cómo trabaja. En CADENA 100, los detalles
El relato viral de una chica daltónica que explica su 'complicado' trabajo: "Me daba mucha vergüenza"
Twitter: @feminstina

Tiempo de lectura: 3’

Twitter ha vuelto a hacer su magia. Esta vez, con la historia viral de una chica daltónica que desempeña el trabajo que nadie hubiera llegado a imaginar: como diseñadora digital. ¿Y cómo puede trabajar con daltonismo? Esa es la pregunta que muchos se harán y ella misma lo ha explicado, dando detalles sobre cómo aprendió a convivir con esto desde su infancia. Además con el apoyo incondicional de su hermana. Su relato ya supera los 100 mil 'likes'. ¡Te lo contamos en CADENA 100!

La historia de superación que emociona a Twitter

"Mi vida con daltonismo se basa en preguntarle a mi hermana de qué color son los suéters que me pongo. Así no salgo a la calle como una ridícula y ella es muy amable por suerte. Hay mucha gente que no tiene idea sobre el daltonismo, así que es un buen momento para hablar de esto. Muy pocas mujeres en el mundo son daltónicas, yo soy una. Mi mamá se dió cuenta porque en el colegio pintaba los árboles invertidos. El tronco verde y las hojas marrones...", comenzaba relatando.


Como continuaba diciendo: "Sé que veo mal un color porque alguien me lo dice. Si no, no me doy cuenta. Al sol lo veo verde, al cielo morado, y al pasto naranja. Es literalmente como vivir en un mundo paralelo, pero no conozco el mundo de otra manera, y aprendí a convivir con eso pese a lo frustrante que es. Me confunden mucho los semáforos, cuando era chica tenía que preguntarle sí o sí a alguien “¿Está en rojo?”. Eso me daba mucha vergüenza, hasta que me memoricé el orden de los colores, ya que el orden de los colores de los semáforos son los mismos en absolutamente todos lados".


"Si me cambias el orden de los colores de los semáforos, creo que literalmente terminaría atropellada a los dos segundos", decía con humor. Y es que, aunque parezca algo muy muy simple, el mundo no es tan fácil para quienes padecen daltonismo. "Con las señales de tránsito me pasa similar. No sé cuándo son amarillas, verdes y rojas, pero sé leer. Entonces las sigo, dependiendo de lo que dicen". Y nos desvela a qué se dedica, para la sorpresa de todos: "Soy diseñadora digital y lo positivo que pude sacar de todo esto es que mis diseños no siguen los colores correspondientes, así que son originales. Son todos colores que pueden no pegar con otros, por eso diseño en el mundo del surrealismo, porque ahí puedo expresar más esto. A veces uso paletas que me indican los colores, pero antes de usar esas paletas solía maquillarme y vestirme “mal”. Con la ropa no me importa mucho, pero con el maquillaje sí".

Sobre todo, la ayuda de su hermana ha sido fundamental para Tina, en su día a día: "Mi hermana se dió cuenta de que me maquillaba las cejas de color violeta, por ejemplo. En el colegio me comía muchas malas notas por colorear mal. De grande entendí que los maestros eran una mierda por no entender. Me obligaban a colorear de tal manera y yo lo hacía de una manera completamente diferente, pero no porque quería, simplemente no podía. Por un tiempo no llevé lápices a la escuela. Le pedía los lápices a mis compañeros y a mi hermana con quien compartía salón. Si necesitaba el azul, les pedía el azul, y sabía que no me iban a dar el color incorrecto. Después tuve lápices con los nombres de los colores", seguía.

Detrás de esta historia, una lección muy positiva: "Respecto a mi hermana, ella es un amor y siempre nos cagamos de risa porque algo positivo hay que sacar. Siempre fue muy comprensiva y me ayudó mucho en el colegio cuando no distinguía algún color. Ha sido fundamental tenerla en ese proceso en el que no te entendía nadie". Y concluía, agradecida a quienes se han tomado el tiempo en conocer su historia, que no es común: "En fin, gracias por leer el hilo, espero haya ayudado a que conozcan un poco más sobre cómo es el mundo a través de los ojos de alguien con daltonismo. Personalmente ha sido difícil siempre, pero aprendí a convivir con el hecho de mirar el mundo de una manera extraña y diferente". Gracias a ti, por hacernos ver el mundo desde 'el otro lado', Tina.

Relacionados

CADENA 100