La reflexión de Álex O'Dogherty y 'Camera Café', la serie que salvó su vida: "No tenía dónde caerme muerto"

El actor comparte con sus seguidores el terrible momento laboral que pasó, hasta que una de las ficciones de más éxito de nuestra televisión lo cambió todo
'Camera Café', la serie que cambió la vida a Álex O'Dogherty
Instagram

Tiempo de lectura: 3’

Álex O'Dogherty es uno de los actores más queridos de nuestro cine y televisión. No es para menos, ya que su vis cómica es una auténtica maravilla e incluso nos ha deleitado en el teatro y en la música. Apenas le faltan facetas artísticas por explorar. Es todo un artista de los pies a la cabeza, de esos que tienen tremenda facilidad de hacernos reír a carcajadas y especialmente le recordamos con mucho cariño por su papel de Arturo Cañas, su mítico personaje de 'Camera Café'. Sin embargo, su éxito no llegó de la noche a la mañana y pasó por momentos de bajón en su trayectoria laboral, hasta que le cambió la vida y de ahí a otras grandes series, como 'Aquí No Hay Quien Viva', o películas como 'Azul Oscuro Casi Negro'. El actor nos desvela cómo fue ese momento que le salvó para siempre. ¡En CADENA 100 los detalles!

El día que le cambió la vida a Álex O'Dogherty

"2005 fue el que lo cambió todo", empezaba diciendo. "El año anterior había hecho tres castings para tres series. Y me cogieron para la que menos me motivaba. Era una cosa muy rara. La hice porque no tenía dónde caerme muerto, a ver qué tal. Se llamaba, obviamente: Camera Café. Tras dos semanas de rodaje y ver los primeros capítulos pensé: "Esto es buenísimo. No vamos a durar ni un mes". Ya veis que como analista televisivo no tengo precio. Justo un mes tardó en convertirse en la locura que fue y mi vida cambió para siempre".

Como nos seguía relatando, echando la vista atrás quince años: "Aquel año, además, no sé cómo pude hacer tantas cosas. Pero las hice. Por aquel entonces yo era muy fan de 'Aquí no hay quien viva', por eso flipé cuando me llamaron para hacer un capítulo. Genial rodarlo con María Adánez, Laura Pamplona y Dani Guzmán. Volví a 'El Comisario' a hacer otro personaje diferente. Un criminal sin escrúpulos que se cargaba a Daniel Holguín de una sobredosis. Ya, a mí también me pareció raro, pero no pregunté y lo hice. En 'Motivos personales' jugué a ser un misterioso personaje que parecía culpable, pero no lo era y acababa mu' malamente".

Así que "aquel año volví a Paramount Comedy a grabar en un programa que presentaba Dani Mateo, llamado 'Noche Sin Tregua' dirigido por mi querido Carlos Clavijo. Ahí empecé a hacer canciones de humor, que años después se convertirían en un espectáculo que me acabo de tatuar. Y tuve la tremenda suerte de poder jugar en 'Aída' un capítulo, haciendo de jefe de Paco León, pudiendo compartir escena con él y Carmen Machi. Lujazo gordo. Pero es que ese año también participé en 6 películas. Para empezar, 'Alatriste' de A. Díaz Yanes. Verme rodeado de ese reparto. Poder estar en ese rodaje y, por supuesto, morir en brazos de Viggo Mortensen, es de lo más alucinante que me ha pasado jamás, aunque fuera breve". De esta forma, Álex O'Dogherty empezó a ver crecer su currículum, como jamás hubiera imaginado.

"Tuve una frase en 'El Reino de los Cielos' de Ridley Scott, en su rodaje en los Alcázares de Sevilla. Recuerdo que fue súper amable conmigo, aunque yo no fuera más que un figurante con frase. Ahí coincidí con mi querido compadre Alfonso Sanchez. 'Moscow Zero' de Luna, fue otra peli que se rodó en Sevilla, y en inglés. Ahí pude pasar un mes rodando con Vincent Gallo, Val Kilmer y Joaquim de Almeida. Una experiencia alucinante, hacer de ruso por los subsuelos de Moscú, que eran muy sevillanos. Santi Amodeo me llamó para su 'Cabeza de perro', con Juanjo Ballesta y Adriana Ugarte, donde, además de un pequeño papel, hice toda la voz en off que contaba la película. Siempre un placer que Santi se acuerde de mí", proseguía.

"En 'Los Managers' de Fernando G Cuervo, hice de Guardia Civil que casi detiene a Paco Leon y a Fran Perea. Y tuve una secuencia mítica con Lauren Postigo, que lamentablemente se quedó en la sala de montaje, pero para mí se queda. Y Dani Sanchez Arévalo me llamó para su maravillosa película 'Azul oscuro, casi negro' para salir un poquito al final con Quim Gutiérrez y poder decir que salgo en ella, cosa que me hace mucha ilusión. Y por si fuera poco, y aún no sé cómo, aquel año dirigí mi primer y único cortometraje. Una mini road movie con La Banda de La María y, por supuesto, Antonio Dechent". Y entre sueños y sueños, cuántas veces hemos disfrutado con Álex en la pequeña y la gran pantalla, sin olvidarnos de su impecable trabajo sobre las tablas. Gran ejemplo de que, con esfuerzo y ganas, las oportunidades pueden llegar y hacerse los sueños realidad. ¡Cuánto nos alegramos, Álex!

Relacionados

CADENA 100