La rebeldía de Adara le lleva a tomar una decisión radical para afrontar su nueva vida

Adara Molinero tiene muchas ganas de vivir y ha decidido no pensarse las cosas antes de actuar por miedo al qué dirán
ctv-a3t-adara

Tiempo de lectura: 2’

Adara Molinero quiere ser feliz y para ello ha tomado una radical decisión que le ayudará a llevar una vida normal sin importarle lo más mínimo lo que piensen los demás sobre ella. Desde que se convirtió en la ganadora de ‘GH VIP’, es uno de los rostros más mediáticos de nuestro país y hemos sido testigos de sus últimos pasos como la ruptura con Hugo Sierra, el padre de su hijo, para irse con Gianmarco, de quien se enamoró perdidamente. Pero lo suyo no acabó tan bien como pensaba y desde entonces no ha levantado cabeza.

Aunque ha intentado rehacer su vida, no ha podido ya que tanto su madre Elena como Hugo estaban concursando en ‘Supervivientes’ y ha estado muy sola. Si a esto le sumamos el confinamiento y sus numerosas visitas a los platós de televisión, donde ha protagonizado varios enfrentamientos, entre ellos con Kiko Matamoros, donde llegó incluso a abandonar el programa, no es para nada una vida idílica.

La decisión de Adara que le permitirá ser feliz

Adara está muy unida a su madre, Elena Roríguez, y ahora que por fin están juntas, están recuperando el tiempo perdido. Ambas han protagonizado un directo en las redes sociales en el que han interactuado con sus seguidores y contestado a sus preguntas, además de sincerarse sobre algunos aspectos de su vida. Una de las preguntas ha desvelado uno de los mayores problemas de Adara para ser feliz, y es, nada más y nada menos, que la opinión de los demás.

La emoción de Elena al reencontrarse con sus hijos Adara y Aitor tras volver de Supervivientes

“He estado pensando que yo siempre he sido un alma libre, nunca me ha importado lo que pensara la gente, incluso mi madre me daba igual lo que pensaba”, ha explicado. Pero algo cambió en ella y últimamente le importa mucho lo que digan, “no hago cosas por el qué dirán”, ha expresado. Es más, ha puesto un ejemplo de su vida cotidiana para que entendamos mejor su situación: “El otro día iba a quedar con una persona y no lo he hecho por el qué dirán”, ha confesado.

Es por ello que ha tomado una decisión para que su frustración no continúe y pueda ser feliz de una vez por todas. “A partir de ahora voy a hacer lo que me dé la gana, voy a hacer lo que quiera y el que quiera entenderlo bien y el que no, pues nada”, concluyó, dejando claro que va a dejar de importarle el qué dirán.

Adara, una madre entregada a su hijo

El pequeño Martín tiene un año y tanto Adara como Hugo Sierra están volcados en su cuidado. Quieren verle crecer y están intentando llegar a un acuerdo beneficioso para el bienestar de su bebé, porque aunque ellos tengan sus diferencias, lo importante es que su hijo crezca lo más feliz posible y en un ambiente sano y sin discusiones de ningún tipo.

Adara está volcada en el cuidado de su hijo Martín

En los últimos días Adara ha compartido varias fotografías junto a su hijo y ha explicado a sus seguidores el porqué de taparle la cara y no mostrar su rostro. “Me da miedo. Hay mucho loco. A parte de que pienso que se debe de respetar a los menores y su intimidad. Es él quien debe decidir cuando sea mayor si quiere salir o no”, contestó a una seguidora que le pedía que enseñara la carita de su bebé.

También te puede interesar...

El corazón roto de Adara tras dejar atrás su vida en Madrid para volver a Mallorca

La reconciliación entre Hugo Sierra y Adara, más lejos que nunca tras deshacerse de todos sus recuerdos

CADENA 100