Pilar Rubio muestra sin filtros su tripa posparto: “No hay milagros"

Hace menos de dos semanas que Pilar Rubio dio a luz a su cuarto hijo y ha querido contar su experiencia en el parto y posparto
Pilar Rubio y su hijo Máximo Adriano

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 4’

El pasado 26 de julio Pilar Rubio y Sergio Ramos dieron la bienvenida a su cuarto hijo y desde entonces son pocas las imágenes que hemos podido ver del pequeño. Máximo Adriano ha llegado dispuesto a revolucionar sus vidas y por el momento sabemos que llegó por parto natural con epidural y que el momento del parto fue muy bien pero el posparto fue de lo más complicado. La presentadora se ha sincerado con sus casi 5 millones de seguidores en un vídeo en el que ha contado con pelos y señales su experiencia en el parto y posparto.

“Hace 11 días que dí a luz. Todavía estoy en proceso de adaptación y mi cuerpo es una fiesta de hormonas, aun así he querido compartir con vosotros uno de los momentos más importantes de mi vida. Quería dar las gracias por el apoyo que recibo siempre de vosotros y en especial a @caroline_correia @noetodea @elisa.blazquez , la Dra. Petersen y Dr. Ruiz por guiarme siempre”, ha escrito junto a un vídeo de poco más de 7 minutos en el que cuenta su experiencia desde que salió de casa para ir al hospital hasta que dio a luz a su cuarto hijo y volvió de nuevo a casa para enfrentarse al temido posparto.

El parto natural de Pilar Rubio

Pilar Rubio ha querido agradecer a todos sus seguidores el apoyo que le han dado siempre durante su embarazo y por todas las muestras de cariño que ha recibido durante estos días desde que nació su cuarto hijo Máximo Adriano. Por eso, ha querido sincerarse sobre su experiencia y ha contado cómo fue el momento del parto y cómo está viviendo estas semanas posparto, que están siendo complicadas. "El sábado anterior llevaba una dilatación de tres centímetros, el domingo me levanté, me duché, cogimos las maletas y nos fuimos al hospital", ha comenzado diciendo. Aunque estaba tranquila porque ya era su cuarta vez, los nervios siempre están presentes aunque sea de manera inconsciente.

"Os tengo que confesar que llegué bastante baja de energía porque llevaba varias semanas sin dormir bien por las molestias del embarazo y también por las preocupaciones y la incertidumbre de lo que va a pasar. Yo estaba tranquila pero eso siempre está en el subconsciente”, se ha sincerado. Tras varias horas de dilatación, empezó con las contracciones, que aunque son molestas, fueron llevaderas gracias a la fit ball, donde realizó ejercicios que le ayudaron mucho de cara al momento del parto. “Las contracciones duelen pero si te vas moviendo son más llevaderas”, ha comentado.

Un parto con epidural y sin dolor

"Cuando ya estaba bastante avanzada y no podía aguantar más el dolor después de unas horas, pedí la epidural. A partir de ahí todo de maravilla", ha comentado. Aunque, sin duda, lo más especial para ella y lo que hay que tener en cuenta a la hora de dar a luz es el equipo médico que te atiende en ese momento tan especial. "El factor humano es muy importante. Contar con un equipo que te da tranquilidad y cariño juega a favor de cómo te encuentres tú”, ha explicado.

"Pasamos al paritorio y ahí empecé a poner en práctica los ejercicios posturales y de respiración para el momento de la expulsión. Estos ejercicios para los pujos ayudan a evitar una episotomía si sigues las pautas. Gracias a esos ejercicios, la fase de expulsión duró unos minutos, aunque también es un cuarto", ha dicho con mucho humor. "No tuve episotomía y el bebé salió perfecto. Todo maravilloso, el papá y yo pudimos disfrutar el momento y a partir de ahí empezaba algo nuevo. Un bebé te cambia la vida, a mejor, pero requiere, sobre todo en los primeros meses, dedicación absoluta”, ha reconocido.

El complicado posparto de Pilar Rubio por los entuertos

Pilar Rubio ha optado por la lactancia materna con sus cuatro hijos pero al principio no es tarea sencilla. “Hay una cosa más dolorosa que las contracciones. Son los entuertos”, ha explicado. “Hablo desde mi experiencia y desde cómo lo siento yo. Los entuertos son una especie de contracciones uterinas que hacen que el útero involucione y vuelva a su forma original poco a poco. Yo cuando más las noto es cuando el bebé empieza a mamar. Suele durar unas cuarenta y ocho horas pero os juro que se me pone la piel de gallina de pensarlo. En el momento, cada vez que mamaba se me saltaban las lágrimas. Eso me ha pasado a mí, a lo mejor a vosotras no. Cada una es distinta”, ha relatado en este vídeo de Instagram.

Su barriga posparto, sin filtros

Para Pilar Rubio cuidarse durante el embarazo es la clave para tener un buen posparto y no sufrir en exceso sus consecuencias. Hay que escuchar el cuerpo y eso es algo muy bueno tanto para mamá como para bebé. Además, ha querido mostrar su tripa posparto y ha asegurado que los milagros no existen y que la constancia es la base de todo. "No me he recuperado del todo, no hay milagros. Es cuestión de trabajo y constancia pero creo que ha bajado bastante el volumen de mi tripa. Poco a poco. De momento, la cuarentena me la voy a tomar con tranquilidad, es importante no forzar. Como mucho haré estiramientos porque estoy sufriendo de la espalda por el tema de dar el pecho yo intento coger una buena postura pero…”, ha concluido.

La tripa posparto de Pilar Rubio

También te puede interesar...

Sergio Ramos y Pilar Rubio dan la bienvenida a su cuarto hijo y desvelan su inesperado nombre

Pilar Rubio muestra por primera vez a su hijo Máximo Adriano en un momento de lo más especial

CADENA 100