Pilar Rubio habla alto y claro sobre la cirugía estética y la conciliación: "Quiero seguir siendo mujer"

La presentadora ha realizado una reflexión muy interesante y aplaudida sobre los retoques y cómo le cambia a una la vida al ser madre
Pilar Rubio habla con sinceridad sobre los peligros de la cirugía estética a nivel psicológico
Instagram

Tiempo de lectura: 2’

Cada vez que Pilar Rubio abre la boca, se genera un revuelo. Siempre. Y las últimas declaraciones que han realizado no son para menos... y para bien. Porque la presentadora, uno de los rostros mediáticos más queridos en CADENA 100, se ha sincerado en Divinity sobre dos cuestiones que suelen ser recurrentes cuando se tiene delante a alguien de su peso en el conjunto de la sociedad. Uno de ellos, todos esos malabares que han de hacer para conciliar sus apretadas agendas laborales con la crianza de los hijos -en su caso, nada menos que cuatro- sin que ninguno de los dos campos se vea resentido. El segundo, las cirugías estéticas, tan a la orden del día no solo entre los famosos y 'celebrities'.

Pilar empezaba por intentar acabar con los "falsos mitos estéticos", como esos que hablan de que muchas famosas aprovechan su paso por el paritorio para salir con algún que otro retoque estético hecho. Vamos, que salen casi mejor que como entraron en quirófano para alumbrar una vida. La mujer de Sergio Ramos lamentaba que se hable de personalidades que "a la vez que están pariendo, aprovechan para quitarles la tripa y todo lo que sobre. Lo he visto escrito hasta de mí misma". Sostiene que esto le hace un muy flaco favor a la sociedad pero, sobre todo, a todas esas jóvenes que están sujetas a la dictadura de ciertos cánones de belleza y que, además, quieren parecerse a aquellas que idolatran en las revistas o en los programas de televisión.




Maternidad y profesión

"Cuando eres adolescente puede crear ciertos efectos negativos en tu autoestima. Según van pasando los años, ya tienes una madurez a nivel mental y de lo que eres y no te va a afectar tanto", añadía sobre este extremo, visibilizando los desórdenes emocionales que este tipo de informaciones pueden hacer aflorar en quienes aún no tienen su personalidad bien definida. Subraya que pueden generarse "ciertos problemas a nivel psicológico".

Además, aprovechaba para poner sobre la mesa algunos de esos pensamientos que le rondaron la cabeza cuando se quedó embarazada por primera vez. Cuando aún no sabía qué era lo que podía esperarle una vez tuviera a esa criatura tras la que vendrían nada menos que tres más: "Voy a ser madre, pero también quiero seguir siendo mujer, tener mi vida profesional y, sobre todo, quiero dar la mejor versión de mí misma a mi hijo y seguir desarrollándome, por supuesto".




Sin duda, una reflexión más que enriquecedora y que demuestra cuánto de bien puestas tiene las ideas una Pilar Rubio que continúa con sus viajes entre Madrid, donde aún le atan ciertos compromisos laborales, y París, esa capital a la que se trasladó la familia al completo el pasado verano, cuando su marido salió de manera abrupta del Real Madrid rumbo a ese PSG en el que debutaba hace unos pocos días, después de aterrizar en Francia con esos problemas de lesiones que le han lastrado durante todo este tiempo y que tan mal se lo han hecho pasar hasta poder debutar.

También te puede interesar...

Alejandro Sanz activa la cuenta atrás para el lanzamiento de su álbum 'Sanz': "Diez canciones que me definen"

CADENA 100 lidera el crecimiento de la radio musical tras dispararse un 14% en un año

CADENA 100