El noviembre negro de Sonia Ferrer: una muerte y una operación para demostrar que no es su mejor mes

La presentadora, sin margen tras asistir al tanatorio por la pérdida de un amigo, se lleva un enorme susto y acaba en el hospital con la joven
Sonia Ferrer, del tanatorio a urgencias para que su hija sea operada de una fractura de codo
Cordon Press

Tiempo de lectura: 2’

Llevamos una tercera parte ya de este mes de noviembre y Sonia Ferrer está atravesando una etapa de esas para olvidar. Casi sin tiempo a recuperarse por la muerte de un muy buen amigo con quien había quedado, la presentadora se encontraba con un problema doméstico de esos que teminan con una visita a urgencias. Su hija había sufrido una aparatosa caída para la que precisó atención sanitaria. Un accidente que sucedió mientras estaba en ese tanatorio llorando la pérdida de Guillermo, que así se llamaba esa persona de la que ha tenido que despedirse de manera precipitada -de hecho, ella misma explicaba que habían quedado para verse en los próximos días-.

Sonia tuvo que salir de manera precipitada de ese acto fúnebre y, a través de sus 'stories' de Instagram, desvelaba que su hija Laura era el motivo de esa huída a marchas forzadas. La niña, nacida en 2010 fruto de su relación con el cirujano Mario Vricella, era intervendida de urgencia por culpa de una fractura en el codo. Un inconveniente que no revestía mayor gravedad, pero que le va a causar una enorme molestia durante mucho tiempo. Y que va a obligarle a realizar un reposo considerable hasta que la articulación vuelva a su ser.

El lado más desconocido de Sonia Ferrer

CORDON PRESS


Como decimos, Ferrer se encargó de narrar este episodio que llegaba en un momento más inoportuno: "Ayer salí del tanatorio corriendo hasta el Hospital Puerta del Hierro porque tenían que operar de urgencia a mi hija que se había caído y roto el codo. Gracias los cirujanos y cirujanas y los enfermeros y enfermeras por ser más que héroes". La comunicadora continuaba explicando ante sus más de 80.000 'followers': "Desde las 7 de la mañana pidiendo ir al cole y... ¡Sorpresa! Ha venido un profesor a llevársela al aula hospitalaria. Se le ha iluminado la cara. Bendita sanidad y educación pública".

"Os quiero a todos. Qué de mensajes bonitos y llenos de buenos deseo me escribís. No sé cómo agradecéroslo. Quiero que sepáis que leo todos los mensajes aunque no pueda contestar siempre y me siento muy afortunada", terminaba con ese agradecimiento a todos cuantos la siguen y que se han volcado con ella en los últimos días para darle todo su cariño y reconfortarla.

La sentida despedida

Poco después de que falleciera ese amigo, compartía un emotivo 'post' en esa misma cuenta de Instagram de la que estamos hablando. Uno en la que rescataba un par de imágenes con Guillermo y junto a las que daba a entender que había quedado ese mismo día con él: "Ahora mismo debería estar contigo, cerveza en mano (vino para mi), riéndonos de nuestras hazañas mientras aprovechamos para hacer terapia. Eso de yo te doy consejos a ti y tú a mi y luego no hacemos ni puñetero caso de lo dicho. En lugar de eso, estoy intentando recomponerme para ir al tanatorio a despedirme de ti".




También te puede interesar...

El fatídico día de Sonia Ferrer tras perder a un gran amigo: “Salí del tanatorio corriendo al hospital”

Sonia Ferrer: el tumor que marcó su vida, las críticas por su físico y su larga lista de conquistas

CADENA 100