Mila Ximénez, un duro pasado con la televisión como tabla de salvación

La colaboradora de 'Sálvame', Mila Ximénez, ha fallecido este miércoles, a los 69 años, tras una larga lucha contra el cáncer
Mila Ximénez, un duro pasado con la televisión como tabla de salvación

Tiempo de lectura: 10’

Este miércoles 23 de junio será recordado como uno de los días más tristes en el mundo de la comunicación. La colaboradora de ‘Sálvame’, Mila Ximénez, ha fallecido a los 69 años víctima de un cáncer de pulmón que se extendió por su cuerpo, teniéndolo también en el hígado y con metástasis en diversas partes, según comentó la propia colaboradora de televisión en una entrevista. Se cumplió recientemente un año de aquel fatídico 16 de junio de 2020 en el que la periodista, a través de una llamada telefónica a 'Sálvame', desvelaba que le habían detectado un cáncer de pulmón a raíz de unos fuertes dolores de espalda. Mila contaba la fatal noticia entrecortada, pero asegurando que no tenía miedo a la hora de enfrentarse a esta enfermedad y que estaba convencida de que saldría adelante.

El fatídico 16 de junio de 2020

Hace poco más de un año, con varios rumores con distintos motivos corriendo entre los medios era Mila quien con la voz entrecortada y por teléfono daba la noticia que nadie quería oír: "Estoy jodida, asustada y con ganas de contároslo", comenzaba contando. "Al día siguiente fui al Deluxe y hablé con Teresa, me hicieron una resonancia y me han dado el diagnóstico, es un cáncer de pulmón. Me lo van a tratar, está localizado pero hay ciertas ramificaciones", confesaba que sufría un cáncer de pulmón que le iba a tener apartada de la televisión hasta septiembre. Un anuncio que sentaba como un jarro de agua fría en el programa de Jorge Javier Vázquez donde había colaboradores que conocían ya esta información y otros que la conocían en ese momento.

"He pasado mucho miedo y lo sigo pasando. A veces cuando me levanto de la siesta pienso que lo he soñado y que no es verdad. Pero vamos a salir de esta. Nunca pensé que iba a tener algo así. Estoy fuerte, estoy bien y quiero hacerlo", terminaba motivada ante esta dificultad que le ha tocado vivir. Sin embargo, la colaboradora vio cómo se fueron sumado muchas personas para demostrarle que no estaba sola en la lucha contra el cáncer. Desde Jorge Javier Vázquez, pasando a todo tipo de celebridades con quienes Mila se había cruzado a lo larga de su extensa trayectoria.

Además se rodeó de grandes apoyos que trataron de servir como ejemplo, su hermano Manolo y su hermana Concha, que ya ganaron su batalla contra el cáncer. También, una de las mejores amigas de Ximénez, Terelu Campos, que sabía lo que era afrontar la enfermedad y ganarle, por lo que también se convirtió en un pilar fundamental. Por último, y como siempre en su vida, el más importante de los apoyos fue el de su hija Alba y sus dos nietos, los que fueron siempre los motorer principales de la vida de Mila.




Una infancia muy feliz y una profesional que no lo es

Bajo el nombre de Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo nacía el 21 de mayo de 1952 en Sevilla. En su casa son cuatro hermanos: Concepción (Concha), Manuel (Manolo), Encarnación (Nani) y la propia Mila. Su padre trabajaba fuera de casa y su madre se esforzaba en cuidar y educar con sumo mimo a sus cuatro vástagos. Sin embargo, la enfermedad prontó azotó a su familia, en especial a su madre quien sufrió un alzheimar largo y duro: "Mi vida ha estado marcada por picos muy altos y picos muy bajos. Mi nacimiento fue en mayo, He tenido una infancia muy bonita, llena de recuerdos. Soy la segunda de cuatro hermanos, con una madre absolutamente dedicada a nosotros y un padre dedicado a que viviéramos bien. Pero no pudo ser porque la enfermedad de mi madre le impidió disfrutar de eso".

Fue su padre, Manuel, quien falleció antes. Era el año 2008. Poco después, a lo meses, Nicolasa seguía los pasos de su amado marido y fallecía en 2009. Unos hechos que dejaron a Mila tocada ya que siempre ha estado muy unida a sus padres, pero tal y como confesaba en su blog de la revista Lecturas, le permitió ver la mayor historia de amor que conoció: "Mi madre perdió la memoria, pero siempre rescató la que le unía a mi padre. Cuando él murió, ella le buscaba continuamente y decidió ir a buscarle donde estaba segura de que le encontraría. Él se ocupó de que llegara para seguir cuidándola".

La familia de Mila Ximénez edad


A pesar de su larga trayectoria profesional, su vínculo con numerosas celebridades, y su puesto en 'Sálvame', no era periodista. Como en muchos casos, Mila comenzó la carrera en su Sevilla natal, lo que le abrió las puertas a comenzar a trabajar y colaborar en algunos medios, pero, lo intensa que se tornaría su vida le impidió terminarla y conseguir el título, algo que no necesitó para estar en todo tipos de medios y siempre bien rodeada.


Amores tóxicos e intensos: su matrimonio con Manolo Santana y sus otras relaciones

Mila tuvo una tortuosa vida directamente relacionada con sus parejas sentimentales que influyeron en la persona que acabó siendo. A pesar de que confesaba "no haberse sentido amada por nadie", Ximénez debía de ser de las que creían fervientemente en los amores de película, ya que con 18 años dejó todo, su Sevilla natal, por estar con Roberto, un médico mucho mayor que ella, que estaba casado y que llegó a "maltratarla psicológicamente" reconocía en televisión en el programa 'Tu dirás' en 2001: "Nos enamoramos, pero él no era una persona libre y tuve muchos problemas, pero seguimos adelante. Fue un pico muy alto de una niña que conoce al hombre de su vida. Era médico, vinimos a Madrid. Fue una época bonita. Una noche me di cuenta de que esa relación era una tortura. Yo aguantaba porque no tenía realmente dónde ir. Una noche hizo que todo mi mundo fuera al infierno. Me di cuenta de que todo lo que había soñado había sido una pérdida de tiempo", contaba duramente durante su paso por 'Gran Hermano VIP'

Tras esta tortuosa relación y al poco tiempo, uno de los tenistas más talentosos del momento en el panorama español se cruza en su camino. Manolo Santana había probado las mieles del éxito siendo el primer español en acerse con el trofeo de Wimbledon. Pronto comenzaron una relación que terminaría en boda. Una boda por lo civil que se celebró el 9 de febrero de 1983 en Villalba, y donde el testigo por parte del novio fue el político Adolfo Suárez.

De este matrimonio nació Alba, la única hija de Mila y su mejor acierto. También este matrimonio le sirvió para entrar en un mundo de élite con lo más granado de la sociedad de por aquel entonces y paseándose por los años dorados de Marbella. Poco duraría el matrimonio, ya que a los 3 años se venía abajo: "Me encontré con un mundo tóxico, amoral e inmoral. Mi vida se convirtió en una noria de fiestas y excesos. Era y es una gente que tiene unos códigos de conducta donde no habría encajado nunca. Ellas lo que tienen muy claro es que su forma de vivir depende de una gran casa, un marido importante y una sociedad que las cubra. A mí esto me aburre mucho".


Mila Ximénez junto a su hija Alba y Manolo Santana


Sobre este matrimonio también se abrío personalmente durante su paso por 'Gran Hermano VIP': "Fue un matrimonio a la ligera. Él venía de una relación rota que no superó y yo venía de otra relación, pero ninguno de los dos estábamos preparados. Cometí el error de querer vivirlo todo mientras estuve con él. Tuve gran parte de culpa. Él me hacía sentir libre, pero yo gestioné mal aquella libertad. Me estoy reconciliando con esa etapa de mi vida. Ambos veníamos de dos relaciones muy complicadas, pero ninguno de los dos estábamos preparados para ello", terminaba contando sobre este capítulo de su vida.

El fracaso de este matrimonio provocó en Mila unos efectos de autodestrucción y de vacío que la sumieron en un ciclo de relaciones tóxicas, falta de trabajo, problemas económicos y malos hábitos que desembocaron en la pérdida de custodia de su hija y en que la propia colaboradora afirmase que no recuerdaba 10 años de su vida donde iba deambulando de un lado para otro: "He vuelto a revivir la Marbella de la jet set que me hizo feliz durante un tiempo y que me trae recuerdos gratos. Pero también es cierto que me retrotrae a otros donde soy arrastrada por un tsunami del que nunca he podido superar sus secuelas", contaba en su blog con motivo del estreno de un reciente documental sobre Jesús Gil.

En lo sentimental, tras su matrimonio fallido con Santana, a Mila se le relacionó con personalidades de distinta índole. Mantuvo según los medios de la época una breve relación con el actor José Sacristán. También se le relacionó con el periodista Julián Lago, y se cuenta que en 1989 tuvo una historia con el también actor Pepe Sancho: "Es una de esas partes negras de mi vida que no quiero recordar". Además vivió una larga relación con el millonario empresario marroquí Rafael Aguilera, una de las relaciones que Mila guardaba con más cariño. También estuvo relacionada con el televisivo abogado Rodríguez Menéndez, y con el 'playboy' Antonio Arribas, un buscavidas que se relacionó con otras famosas como Carmina Ordoñez y que fue encontrado muerto en 1994 en un apartamento de Puerto Banús (Málaga), cuando tenía 49 años. Con este último Ximénez afirmó haber tocado el infierno al sumergirse en un mundo de pasión y drogas.


Mila Ximénez de joven fuma

Fotografía de Mila Ximénez de joven



Los años más duros de Mila Ximénez y como su hija Alba y la televisión la rescataron

Tras su matrimonio con Manolo Santana, la vida de Mila comenzó a dar tumbos debido al estilo de vida que había adquirido con el tenista, y también por la incapacidad de Mila de encontrar trabajo. Aunque en un primer momento la custodia de su hija Alba fue para ella, estas dificultades económicas, y el rumbo de su vida, hicieron que la custodia pasase al tenista: "La separación me hizo no saber por dónde ir. Perdí el timón de mi vida. Vivía en casas que me iban dejando, pero no recuerdo cómo entré ni cómo salí. En ninguno de esos años fui feliz", llegaba a contar cómo en ocasiones hacía lo que podía para poder intentar dar a su hija una infancia feliz: "Yo salvé la niñez de mi hija que ella lo recuerda con mucha felicidad, con mucha paz… y eso me compensa, lo volvería a hacer… Ana siempre se preocupó de que yo siempre estuviera presente en la vida de Alba… Me iba a la Puerta del Sol y vendía plata, pieles. Estaba tan mal de dinero que prácticamente vivía dentro de un coche". De aquellos años tan difíciles, Mila recordaba cómo fue el amor que sentía por su hija el que le ayudó a continuar adelante a pesar de los avatares que la vida le ponían de por medio: "Si mi hija Alba no hubiese estado, la vida me hubiera llevado a no seguir viviendo".

Siempre confesó que le hubiera gustado pasar más tiempo con su hija, pero a pesar de ello, el tiempo puso las cosas en su sitio y su hija fue lo que más feliz le hizo. A la hija del tenista la hemos visto defender a su madre en los realitys en los que ha participado, está casada con Aviv Miron y vive en Amsterdam con los nietos que dio a la colaboradora, Alexander y Victoria, que tienen 13 y 8 años: "Me niego a tener una vida de enferma, porque esto se va a solucionar. Os juro que esto no me va a ganar ni de coña. Tengo las suficientes ganas de vivir como para que esto no me venga abajo. Os juro por mis nietos que voy a salir adelante. Voy a salir de ésta. Jamás le he roto a mi hija un juramento. De esta salgo", llegaba a afimar sobre los motivos que le hacen que su lucha contra el cáncer de pulmón del que fue diagnosticada sea mucho más fácil.


Mila Ximénez junto a su hija Alba



Su extensa y polémica trayectoria en televisión

A pesar de no ser periodista de carrera, Mila tenía un currículum envidiable. Comenzó su andadura en los medios de comunicación colaborando en revistas de tenis. Ya en 1986 lo hizo en el diario 'ABC' donde se encargó de una sección semanal, Café con Mila Santana, en la que entrevistaba a personajes famosos. Entremedias trabajó con Jaime Peñafil en 'La Revista', aterrizando entre los años 1985 y 1987 en el programa radiofónico de éxito de COPE 'Directamente Encarna' a los mandos de Encarna Sánchez. En esta época fue testigo y protagonista de lo vivido alrededor de la vida de Encarna Sánchez, lo que le provocó a posteriori problemas judiciales con Isabel Pantoja, tras ir desvelando por las televisiones los entresijos de estos años.


Mila Ximénez junto a Isabel Pantoja y Encarna Sánchez


Tras su travesía por el desierto, tras casi una década alejada de los medios, y todos los problemas económicos que había sufrido "apareció ‘Aquí hay tomate’, de Raúl Prieto, que fue el salvador de mi vida… Y de repente empezó a subir con el trabajo muchísimo y empecé a estar otra vez bien". Comentaba cómo a comienzos de los 2000 volvía a trabajar en televisión con programas como 'Cróncias Marcianas', 'TNT', 'A tu lado', hasta llegar a los programas actuales de 'Sálvame'. Todo ello en Telecinco que le permitieron reconducir su vida y tener una carrera laboral de éxito, convirtiéndose en una de las imprescindibles ya que en palabras de Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera era "un animal televisivo".

Su estilo personal, su conocimiento del mundo de la cróncia social, en muchos casos su tono de contar las cosas y de enfrentarse a compañeros le llevaron en muchas ocasiones a pasar por disputas judiciales y televisivas. En estas batallas se vio enfrentada a personajes como Isabel Pantoja, Jaime Ostos, Pipi Estrada o Karmele Marchante, entre otros. De hecho en 2012 fue condenada a pagar 60.000€ a Carmen Lomana, por los graves insultos que profirió a ella y su familia.

Últimamente llegó a decirle a su compañera de programa Lydia Lozano "resucita niñas" después de que 'Sálvame' rescatara la polémica de Lozano con la hija de Albano y Romina. A pesar de haber enterrado el hacha de guerra, un ejemplo más del espíritu combativo de Mila que tanto amores y odios le generaban en la gran pantalla.


Carne de realitys y su generoso sueldo

Este polémico carácter y su habilidad para convertirse en un "animal televisivo" la convirtieron en carne de reality, ese formato al que tan bien sabe sacarle partido Mediaset. Así de polémicos fueron sido sus pasos por 'Supervivientes' y 'Gran Hermano VIP', donde protagonizó enfrentamientos e insultos que habitualmente no son permitidos a otros concursantes. En 'Supervivientes' 2016 Ximénez consiguió un tercer puesto, mismo lugar que en 'Gran Hermano VIP' 7.

Por su paso por Honduras, Mila se embolsó más dinero que el propio ganador. La colaboradora habría cobrado 30.000 euros semanales por su participación en el programa, lo que después de 12 semanas alcanzó la cifra de 360.000 euros. De haber ganado se habría lleva más de medio millón de euros. Su paso por la casa de 'Gran Hermano' se habría saldado con 420.000 euros, ya que su caché era también de 30.000. Por lo tanto, Ximénez por dos realitys se habría embolsado la cifra de 780.000 euros brutos, a eso evidentemente habría que restarle la mano que metiese Hacienda.

Mila Ximénez junto a sus compañeras de Sálvame

CORDON PRESS


A todo ello, habría que sumar lo que ha estado ganando cada tarde que aparece en 'Sálvame'. Según diversas fuentes Mila habría ganado 1.000 euros cada vez que aparecía en el plató de Telecinco, solo superada como colaboradora mejor pagada por Kiko Hernández y María Patiño. También había que sumarle sus apariciones en 'Sálvame Deluxe', pagadas mucho mejor que los programas de la tarde. La sevillana también escribía en su blog de la revista Lecturas para quien también consiguió diversas exlcusivas.

A pesar de este éxito todo se pudo torcer en diciembre de 2015 cuando Mila fue expulsada del plató de 'Sálvame'. En aquel momento la sevillana anunciaba que había sido despedida, algo que tuvo que desmentir la propia cadena: "Mila Ximénez no ha sido despedida. La dirección del programa le pidió ayer que abandonara el plató por una actitud inapropiada".



Mila tenía a su nombre la empresa Alexal y Malube SL, una empresa que gestionaba todo lo relacionado con su persona. También se intentó hacer un hueco en el mundo de los cosméticos, aunque finalmente parece que ese proyecto no llegó a despegar.


También te interesa...

La desgarradora despedida de Joaquín Prat de Mila Ximénez: “Nos hemos quedado huérfanos”

El emotivo adiós de 'Sálvame' a Mila Ximénez: "El viaje es infinito"

Muere Mila Ximénez tras una dura batalla contra el cáncer


CADENA 100