Las tres duras muertes que María del Monte no ha terminado de asumir: "Nunca es buen momento"

La cantante se ha vuelto a sincerar sobre esas pérdidas a las que tuvo que enfrentarse en año y medio y que siguen haciéndole mucho daño
María del Monte aún no ha superado las tres muertes familiares que ha sufrido en los últimos dos años
Cordon Press

Tiempo de lectura: 2’

María del Monte no es muy dada a hablar de sus intimidades. A la cantante le interesa entre poco y nada que se conozca lo que pasa de puertas para dentro de su casa y, sin embargo, hace un par de días, en ese ambiente distendido que procura generar Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya', asistimos a un pequeño momento de 'debilidad' en el que a punto estuvo de romperse como pocas veces se le ha visto de cara a la opinión pública. Porque la artista ha sido una de esas personas a las que la pandemia ha vapuleado haciéndole perder a varios pilares familiares de esos que te sostienen firmemente.

En abril de 2020, dos de sus hermanos nos dejaban víctimas de la Covid. Año y medio después, era Bibiana, su madre, quien fallecía a los 98 años de edad. Tres mazazos con muy poco tiempo para recuperarse entre ellos, que le han marcado durante todos estos meses y, como ella misma reconoce, no ha sido capaz de superar del todo. A pesar de que dicen que el tiempo todo lo cura, el que ha transcurrido no parece ser suficiente. O, al menos, así lo dejó ver en ese programa en el que la protagonista central era Ainhoa Arteta.



Algo para lo que nunca se está preparado

Porque, precisamente, fue hablando de ella cuando empezó a abrirse, para terminar reconociendo que, por el momento, no ha sido capaz de asimilar esas muertes tan seguidas: "Esos sentimientos todavía ni han salido, están empezando a aflorar, sobre todo a las personas que somos sensibles aunque no lo aparentemos". Unas palabras muy profundas con las que, de soslayo, tocar ese tema tan personal en el que alguna vez había entrado, pero puede que sin darle la carga emocional que bien merece y que, ante Bertín y su amiga Ainhoa, sí fue capaz de hacer.

María del Monte se sincera con Bertín Osborne sobre la muerte de sus hermanos y su madre

Telecinco


Del Monte reconocía que intenta contener la emoción. No solo en su vida pública, sino también de puertas para dentro de su casa. Pero lo cierto es que, una vez rota esa máxima, no se cortaba a la hora de expresar unas palabras con las que todos nos hemos sentido identificados en algún momento de nuestra vida: "Nunca es buen momento para que se vaya nadie". Y no lo es. Como tampoco purgarse de ese remolino de sensaciones o quedarse con lo mejor de cada una de esas personas que nos han acompañado en el viaje de la vida.

En ese sentido, sí que lanzaba un mensaje con una carga mucho más alegre y con la que explicar al mundo lo que fue para ella la mujer que le dio la vida: "Siento una tranquilidad tremenda porque he tenido suerte de tener una madre muy alegre y marchosa". Tras contar cómo Arteta la conocía perfectamente, porque para ella su madre era una pieza fundamental en todos los aspectos y los terrenos, añadía para dar más fuerza a la idea principal de su discurso: "Tengo tranquilidad y eso es muy importante".




Relacionados

CADENA 100