Las secuelas físicas que está pagando Rocío Flores por su operación estética: "Claro que duele..."

Mientras su madre se da un baño de masas en el concierto homenaje a Rocío Jurado en Sevilla, la joven se recupera de su paso por quirófano, hace dos meses
Las secuelas físicas que está pagando Rocío Flores por su operación estética: "Claro que duele..."
Instagram

Tiempo de lectura: 2’

No es ningún secreto que Rocío Flores lleva ya muchas semanas "pasándolo muy mal" por los dolores de la operación estética a la que se sometió recientemente. Su comentada lipoescultura, para verse visiblemente más delgada, ya ha empezado a hacer su efecto y la colaboradora de 'El programa de Ana Rosa' ha confesado que ya ha perdido 4 kilos. Un proceso de recuperación lento, pero efectivo y con el que se siente orgullosa. Ella no le teme al bisturí y estos son los últimos detalles que ha dado, a través de Instagram. En CADENA 100, te contamos todos los detalles.

"No pensaba que era tan doloroso..."

El refrán de 'para presumir hay que sufrir' es muy cierto, ya que la hija de Rocío Carrasco ha sufrido las consecuencias de su lipoescultura pero ha dicho que todo ha merecido la pena. Tras hacer incluso un parón mediático, después de ser operada, reaparecía en Telecinco con una faja que le impedía poder estar sentada y ha aclarado que los resultados no podrá verlos hasta dentro de unos meses. "Se empieza a ver a partir de los 3-6 meses y, el resultado final, al año. Ahora mismo veo resultados, pero los definitivos no los voy a ver, todavía tengo inflamación", ha dicho. Y es que, como es lógico, de ahí que para 'presumir' haya que 'sufrir', pero ella lo hizo siendo muy consciente de que, el camino a conseguir lo que quería, no sería fácil. "No pensaba que era tan doloroso", reconocía.

Asimismo, ella entró a quirófano con 57 kilos y ahora pesa 52. "Me lo noto, sobre todo, en la ropa". Menos mal que ella misma lo está viendo con sus propios ojos, ya que ha dicho que "estoy regular. Tengo inflamación en el abdomen" y le han salido "unos bultos". De hecho, aún tiene que llevar la faja durante todo el día. "Lo he pasado muy mal, pero ya estoy súper bien y me veo genial, entonces mereció la pena". En cuanto a su posado veraniego con el bikini, ha dicho que lo dejará para otro momento y que su objetivo es, poco a poco, ir ganando músculo: "No tengo la piel muy flácida, pero tengo que coger musculatura".


Por si todo esto fuera poco, ha desvelado en qué talla de pantalón se ha quedado: "Me he estado poniendo pantalones de la talla 38 e incluso con la faja me cerraba, así que me imagino que menos" y añadía que "en el AVE, voy medio tumbada. Lo mismo cuando cojo un taxi o cuando voy a un restaurante, donde como medio tumbada. En mi casa, como de pie". Ha recibido cientos de preguntas y su respuesta, en cuanto a su plena recuperación, ha dicho que "todo depende de cada cuerpo y cómo te encuentres tú". Porque en su caso, todo está siendo más lento. "Como paciente soy pésima", añadía.

¡Esperamos que pronto se encuentre en plena forma!

Relacionados

CADENA 100