Las heridas psicológicas que ha dejado a Belén Rodríguez la caída en el baño: "Me podía haber matado"

La colaboradora de Mediaset se sincera con Jorge Javier Vázquez en una entrevista sobre cómo se encuentra tras ese accidente que podría haber sido fatal
Belén Rodríguez se sincera sobre su caída y su lesión de pierna en una entrevista con Jorge Javier Vázquez
Instagram

Tiempo de lectura: 3’

Belén Rodríguez se encuentra recuperándose de ese percance que sufrió hace unas semanas en su propia casa y que, por suerte, quedó en un mero susto. Porque la colaboradora de 'Sálvame' asegura que, el golpe que se dio fue tal, que podría haberse quedado en el sitio perfectamente. Así se lo ha explicado a su compañero y amigo Jorge Javier Vázquez en una entrevista concedida a la revista 'Lecturas' en la que, además, ahonda en las consecuencias que pudo tener ese resbalón en el cuarto de baño de su casa.

Durante la charla, esta le explica a su interlocutor cómo llegó a tener que le tuvieran que cortar la pierna. También que, más allá de las evidentes consecuencias físicas que está teniendo para ella toda esta situación. "Estoy muy desesperada, porque mi vida se ha parado en seco. Estoy hecho una mierda, no veo salida, tengo un trauma", son esas palabras con las que descubre esas debilidades que han aflorado después de un resbalón que le ha obligado a frenar y que le ha permitido reflexionar sobre muchos asuntos.




"Me podía haber matado, me podía haber roto la cabeza. Ya veía avisos de que me iba a pasar algo. La semana anterior me había caído en el zapatero de mi casa, estuvo a punto de atropellarme un coche, me hice una quemadura horrorosa en la mano...", explica acto seguido de haber tirado de sentido del humor y haber sentenciado: "Creo que me caí de éxito. No podía estar más alto". Pero lo cierto es que el asunto no es para tomárselo a risa. Belén se despertó en el suelo y, aunque su primer acto reflejo fue intentar levantarse, se dio cuenta de que era imposible. La lesión en su pierna tan solo le permitió ir reptando desde el baño hasta el salón en busca de su bolso para poder coger su teléfono móvil y pedir ayuda.

Belén, que explica cómo le tuvieron que encajar el tobillo de nuevo en su sitio, reconoce que está "muy perdida" y que está convencida de que "voy a tener que hacer terapia". Además, desvela que es una persona que tiene miedo constantemente. Cuando Jorge Javier le lanza a bocajarro la pregunta de a qué, esta se explaya: "Tengo miedo a que por los medicamento me dé algo, a quitarme la heparina y que me dé un trombo... He tenido miedo a que me cortaran la pierna... vamos, lo sigo teniendo. Horroroso. Y esto puede que sea por el trauma y por el cansancio, no he dormido nada en tres semanas".




Metida ya en faena, continúa expresándose sobre esos temores que le están impidiendo poder estar tranquila mientras guarda reposo: "Mi miedo era entrar en quirófano y salir sin una pierna, que me la hubieran cortado, que no me avisaran. Estaba muerta de miedo cuando entré en quirófano. Entré tiritando. Pedí una manta. Soy de un grupo de riesgo de corazón, por mis antecedentes, y me habían puesto la epidural". Belén, aún tiene más que contar sobre este episodio que no va a olvidar nunca: "No podía soportar el dolor, y se lo dije al anestesista. 'Es imposible que te duela, porque la parte física no se te ha despertado todavía', me dijo. Me hizo un bloqueo ciático, me tenía que pinchar en la espalda. Pero cuando subí a la habitación me empezó a doler muchísimo. Me pincharon morfina".

También te puede interesar...

Belén Rodríguez hace públicos sus problemas económicos: “Nunca he pedido un duro a nadie”

Belén Rodríguez: de bastón de Mila Ximénez en sus últimos días a soporte para un Kiko Hernández abatido

CADENA 100